Ir al contenido principal

La ruptura de pareja.


    Tal vez debería de haber escrito primero algún articulo sobre la (in)comunicacion en la pareja, porque siempre es mejor evitar los problemas que solucionarlos , pero bueno, como en los blog los últimos serán los primeros (los artículos), próximamente escribiré sobre ese tema y posiblemente lo leereis antes que el que tenéis a continuacion.
  Las consecuencias de una ruptura son mayores de lo previsto por los afectados: afectan a la autoestima, la felicidad y por supuesto a la economía personal. A esto hay que añadir si existen compromisos o vínculos estrechos como amistades, hijos o propiedades.
   Cuando una pareja va camino de la separación está centrada en los aspectos negativos que están haciendo que se autodestruya, pero no reparan en los que sí están satisfechos, y de esto se acuerdan cuando se produce la ruptura. Como no ha sido una relación comercial, sino que ha existido realmente amor, por lo menos al principio, se ha creado una dependencia emocional, y sea como sea la ruptura, amistosa o traumática, aparecerán sentimientos de culpabilidad y arrepentimiento, o rechazo, respectivamente
  Las rupturas que se producen antes del matrimonio o cuando la relación ha sido corta son menos dolorosas, porque ha habido menos vínculo o compromiso.  Las parejas de larga duración, sin embargo, tienen que afrontar un mayor cambio en sus vidas, aun cuando la tendencia es que haya más divorcios debido al menor estigma social (no está tan mal visto), la independencia económica de la mujer, o a las facilidades legales de separación, entre otras.
  Durante el primer año de la separación la relación puede llegar a ser peor incluso que justo antes, debido a los “acuerdos” necesarios a que se han visto obligados, custodia de hijos, bienes, amistades, y, en un intento por conservar la autoestima, se culpabiliza a la otra parte de todos los problemas.
  En cuanto a los hijos, estos cambian su actitud, volviendose más exigentes, irrespetuosos y celosos con nuevas relaciones. El padre es el que suele separarse de los hijos, tanto físicamente como psíquicamente, suponiendo para él un esfuerzo mayor, a la madre le queda el apoyo y la compañía de sus hijos.
  Motivos de la separación.
  Normalmente la causa es por un distanciamiento emocional, aunque también puede ser por una infidelidad, o una separación física de largo duración. En personas mayores el hecho de que los hijos ya no vivan con ellos, les da via libre para decidirse si la relación no ha sido buena.
  Los hijos presentan sentimientos confusos, cuando ven que uno de sus padres abandona el hogar, se preguntan si también les abandonará el otro, pueden culparse de la separación y se preguntan si han sido buenos hijos, por eso hay que explicarles claramente que el motivo está en  los padres. Puede ocurrir que después de la ruptura los niños se encuentren mejor emocionalmente porque ha desaparecido la hostilidad previa al divorcio, siempre y cuando tengan apoyo emocional por parte de ambos.
 Algunos datos:
-El cincuenta por ciento de las familias americanas corresponde hoy a segundas uniones. 

-El promedio de duración de un matrimonio actual es de 7 años, y uno de cada dos matrimonios termina en divorcio. 


-El 75% de las personas que se divorcian se vuelven a casar. Sin embargo, aproximadamente el 66% de las parejas de segunda unión, que tienen hijos del primer matrimonio, se separan. 


-Un 50% de los sesenta millones de niños menores de 13 años viven con uno solo de sus padres biológicos y su nueva pareja. 


- El 50% de las mujeres están vinculadas a una familia reconstituida, como madres o como esposas de hombres con hijos. 


-Dos de tres primeros matrimonios de parejas menores de 30 años terminan en divorcio.
Fuente: Jeannette Lofas, EE.UU.
Comparte esta entrada en twitter, facebook o G+ aquí abajo.
Sigue el blog en Twitter @el_homosapiens o en Facebook homoo sapiens

Comentarios

Entradas populares de este blog

La competencia de trabajo en equipo

¿Te gusta trabajar solo o prefieres trabajar en equipo? ¿piensas que se trabaja igual individualmente y en equipo?  ¿crees que son necesarias las técnicas de  Team Building  y de  motivación laboral ? En este artículo te explico lo que es la competencia de trabajo en equipo. Los cambios que han experimentado las organizaciones en las últimas décadas -cambios estratégicos, económicos y tecnológicos- está provocando que la manera de trabajar sea más colaborativa o cooperativa entre los trabajadores que las integran. La complejidad de las organizaciones y del mundo laboral en general generan diferentes situaciones que requieren diversidad de habilidades, adaptabilidad y altos niveles de conocimiento, y el trabajo en equipo es el modelo óptimo para conseguir la ventaja competitiva  en la empresa que permite aumentar la productividad, la innovación y la satisfacción en el trabajo. La colaboración y cooperación entre los miembros de la organización son necesarias para realizar las tareas, p

Orientación psicológica o psicoterapia

                                                          No es lo mismo orientación psicológica que psicoterapia. La orientación es una ayuda prestada por un profesional sobre un tema en concreto, actividades o situaciones determinadas a las que no se sabe enfrentar una persona, en diversos ámbitos de su vida como la familia, la pareja o el trabajo. Esta situación de conflicto puede generar ansiedad u otros síntomas molestos que puede agravarse llegando a una psicopatología, y para esto sí vale la psicoterapia. La psicoterapia se usa cuando aparecen trastornos emocionales que se han vuelto crónicos y que afectan al que acude a una consulta de un psicólogo.   Por eso, se puede decir que la orientación psicológica tiene un objetivo de mantener la salud mental y lograr un equilibrio del funcionamiento psicosocial manteniendo una autoconfianza y autocomprensión a un nivel adecuados, consiguiendo que nuestras habilidades sociales y personales se desarrollen con normalidad.  Situaci

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.