Ir al contenido principal

El efecto del estrés en las enfermedades.




 Psicobiología.-A mediados del siglo pasado se investigó la influencia del estrés sobre el desarrollo de algunas enfermedades causadas por virus, probándose que la susceptibilidad a la infección dependía del estímulo estresante a la que se había expuesto al enfermo. Los que mostraban más estrés presentaban una disminución en algunos parámetros de la funcion inmune.
  Las situaciones psicosociales que pueden producir estrés son distintas en cada persona, lo que a unos la produce estrés a otros no se lo produce, y aunque sea así, las reacciones son distintas. Si el estrés es prolongado e intenso se produce inmunosupresión, es decir, se inhibe la función inmune del organismo, que quedaría desprotegido. Existe una interacción bidireccional entre la conducta y el sistema inmune, junto a las interacciones entre el Sistema Nervioso, el Sistema endocrino (hormonal) y el inmune; por ejemplo, cuando se da una infección o una enfermedad el individuo a nivel conductual sufre una serie de alteraciones, como poco interés por los estímulos del ambiente, falta de aseo personal, falta de apetito, que si bien podrían achacarse a las consecuencias del estado de debilitamiento propio de la enfermedad, también podría constituir una estrategia altamente organizada que reflejaría la  reorganización a nivel central del estado emocional (al producirse un desequilibrio hay un reajuste en el que se redistribuyen los recursos disponibles en los distintos sistemas para volver al punto de equilibrio, lo que se llama homeostasis).
    La especificidad de la conducta y la personalidad y los estados emocionales pueden modular también el estado funcional del sistema inmune, pudiendo ejercer un efecto protector frente a enfermedades, o lo contrario, un efecto inmunosupresor. Enfrentarse a un enfermedad o a una situación estresante con optimismo es más  beneficioso que afrontarla con pesimismo.
   Sistema inmune o inmunológico: sistema encargado de desencadenar las respuestas de defensa ante agentes extraños, comprende una serie de órganos diseminados por todo el organismo como el timo, la medula ósea, el bazo, el apéndice y las amígdalas.
 Nuestro cuerpo y nuestras emociones están más cerca de lo que pensamos.



¿te ha gustado este artículo? compártelo  haciendo click en google+, twitter, o en facebook "Me gusta"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.