Ir al contenido principal

La memoria. El método Loci

  Un tema que siempre ha interesado a todo estudiante, por lo menos en mi época, era el de las técnicas de estudio, como retener lo máximo en el mínimo tiempo, la mía siempre ha sido la típica de hincar los codos, y muchas horas de dedicación. Para introducir el artículo viene a colación una historia ocurrida 5 siglos antes de Cristo, en Grecia, y que se supone es el origen del método de mejora de la memoria que nos ocupa:
     Simónides de Ceos era un poeta lírico griego que fue invitado a un banquete de bodas para que amenizara la fiesta. En sus poemas alabó las virtudes del anfitrión, como tenía que ser, pero sobre todo alabó a dos héroes mitológicos, Cástor y Pólux, y esto le enfadó mucho a aquél, diciéndole al poeta que le pagaría la mitad de lo acordado y la otra mitad se la pagaría a Cástor y Pólux. Un poco más tarde un criado avisó a Simónides que saliera a la calle porque dos personas estaban preguntando por él, saliendo a continuación, pero no encontró a nadie fuera. Justo en ese momento el techo del salón se vino abajo aplastando a todos los invitados, incluido el anfitrión, por lo que el poeta pensó que ya había sido pagado por los héroes mitológicos a los que había alabado y según le había dicho el anfitrión.
  Más tarde, Simónides fue requerido para que identificara los cadáveres, ya que habían quedado desfigurados y no podían ser identificados,  sorprendentemente, los recordó a todos, porque recordaba el lugar donde estaban sentados. Simónides descubrió que una forma de recordar es asociar un lugar con lo que se quiere recordar, y esto es, en síntesis, el método loci, que significa en latín "lugares" (locus en singular).
 Este método es de tipo nemotécnico, al que también se le ha llamado el palacio de la memoria y consiste en colocar los elementos que se quieren recordar en distintos lugares o contextos espaciales, según se van pasado por ellos. Vamos a verlo en un ejemplo práctico:
 Para recordar una lista de la compra como la siguiente: pasta de dientes, caramelos, detergente, miel y azúcar,  el primer paso es elegir un recorrido conocido, en casa o en cualquier lugar de la ciudad, e ir imaginando cada elemento en un sitio y con una circunstancia determinada: la pasta de dientes,por ejemplo,  al salir del garaje, que es pisada por las ruedas del coche, los caramelos, al pasar por la guardería del barrio, el detergente, en un banco que está muy sucio, la miel, en una frutería junto al banco, y el  azúcar, en la parada del tren. Este método es muy efectivo, y permite recuperar los elementos en cualquier orden y desde cualquier punto, de principio a fin, del tercero al primero, etc.


¿te ha gustado este artículo? compártelo  haciendo click en google+, twitter, o en facebook "Me gusta"

da tu opinión en Comments y
Sigue el blog en Twitter @el_homosapiens o en Facebook homoo sapiens

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.