Ir al contenido principal

Las enfermedades de la tecnología.







  El uso de  Internet y las nuevas tecnologías, como los iphones, y demás smartphones, las tabletas, con el ipad a la cabeza, las redes sociales, ( Facebook y Twitter sobre todo), etc, etc, trae como consecuencia la aparición de nuevas enfermedades, he aquí algunas de ellas:

-Síndrome del ratón o síndrome del tunel carpiano, se produce al usar de forma continuada el ratón del ordenador, cuando la mano está en una posición de hiperextensión forzada que comprime el nervio mediano. Es una dolencia que está en aumento y llega a ser preocupante, llegándose a establecer el día 28 de febrero como el día mundial del síndrome del ratón. Se puede evitar usando una alfombrilla con apoyo para la muñeca.

-Síndrome de la vibración fantasma. Se siente un vibración en el muslo a la altura del bolsillo, que  parece que nos está sonando el móvil, cuando en realidad no lo está. Pudiera estar relacionado con las conexiones neurológicas, que dan falsas alarmas.
-Síndrome visual del ordenador. Se da porque al mirar la pantalla del ordenador se parpadea tres veces menos de la normal, aumentando la irritación de los ojos.
-Síndrome de la fatiga informativa. Agotamiento mental y físico que se da cuando se manejan muchos datos, produciendo ansiedad o dificultad para prestar atención.


-Tecnoadicción. Adicción psicológica derivada del uso continuado de las tecnologías, algunos síntomas son: necesidad de consumir productos tecnológicos, preferencia por las relaciones cibernéticas a las personales, empobrecimiento del lenguaje por el uso de abreviaturas o símbolos, problemas de atención y memoria por el uso al unísono de aparatos tecnológicos.

-Tecnoestrés: es lo contrario de la anterior, es el estrés sufrido por la falta de habilidad para usar las nuevas tecnologías, que se da más en personas mayores que en jóvenes.
  El primer consejo  para evitar estos trastornos es el uso moderado de los aparatos tecnológicos, como todo en la vida.
  Estas son algunas enfermedades nuevas, pero una de la que nunca se habla en estos casos son los dolores de espalda que suelen darse después de unas cuantas horas sentado delante del ordenador. Lo mejor es darse un paseito para estirar las piernas, y esto es, precisamente,  lo que voy a hacer ahora.


¿te ha gustado este artículo? compártelo  haciendo click en google+, twitter, o en facebook "Me gusta"

Psicología-Psychology blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.