Ir al contenido principal

¿Qué es realmente la consciencia?


   


 Juan había sufrido un accidente cardiovascular que le había dejado casi completamente ciego, tan sólo veía una mancha en mitad de su campo visual. Acudió a un neuropsicólogo para pedir su opinión.

  En la consulta se le hizo la siguiente prueba: el neuropsicólogo cogió un bolígrafo por un extremo, lo puso delante del paciente y le dijo que tocara el otro extremo del objeto, le respondió que no veía nada, pero el neuropsicólogo le insistió, él alargó la mano y tocó el extremo, después hizo varios intentos más cambiando la posición del bolígrafo con el mismo resultado positivo. Lo que padecía el hombre era visión ciega.
  El término consciencia puede utilizarse de varias formas, la más usual es la de estar despierto, simplemente, otro significado puede referirse al hecho de darnos cuenta de nuestros pensamientos. La consciencia y la comunicación humana están relacionados y tal vez la capacidad para comunicarnos haya sido lo que ha dado lugar a la consciencia: ser capaz de comunicar y recibir algo a los demás nos permite comunicarnos y recibir nuestros propios mensajes, y esto es lo que nos permite ser conscientes de nuestra propia existencia.
  La enfermedad denominada visión ciega se produce cuando hay un daño en la sistema visual “mamífero” del cerebro. En una persona normal, en el procesamiento de la  información visual captado por los ojos intervienen dos sistemas, el sistema visual primitivo (el primero en desarrollarse) y al sistema visual “mamífero” (desarrollado en los mamíferos, es más complejo y evolucionó más tarde, responsable de la capacidad para percibir el mundo que nos rodea).               
  Cuando hay una lesión en el sistema visual mamífero no se es consciente de la percepción de un objeto, pero la información sí se ha procesado en el primitivo, y de este parten conexiones con las regiones del cerebro responsables de controlar los movimientos de las manos, esto explica el ejemplo del principio. No se es consciente de percibir un objeto, pero sí hay conexión entre la percepción y la respuesta motora de movimientos sencillos, como alcanzar objetos o mover la cabeza.Foto:http://www.fotolibre.org/displayimage.php?pos=-10885

Da tu opición en Comments

¿te ha gustado este artículo? compártelo  haciendo click en google+, twitter, en facebook "Me gusta"


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.