Ir al contenido principal

Estudia y sueña


 

Empleamos una tercera parte de nuestra vida en dormir, sin embargo, es un proceso biológico poco conocido. El sueño (dormir) es una conducta aunque solo pensemos que lo que hay es solo un cambio de consciencia. Hay dos tipos de sueño, el sueño lento, que incluye cuatro fases y el sueño REM(del inglés rapid eye movements) llamado en español sueño MOR (movimento ocular rápido), las cinco fases se van repitiendo cíclicamente durante toda la noche, durando cada ciclo unos 90 minutos.  La función del sueño no es básicamente el descanso físico, se ha comprobado que mantener a una persona sin dormir no provoca un deterioro en las capacidades físicas, sin embargo, sí hay un deterioro de las capacidades cognitivas, pudiendo producirse distorsiones perceptivas y dificultades para realizar tareas cognitivas.
  El estudio del sueño se realiza mediante el electroencefalograma (EEG), que registra las ondas del cerebro en cada fase de sueño. Se ha descubierto que las regiones del cerebro que tienen el nivel más alto de actividad durante el día presentan un nivel más alto de ondas theta durante el sueño, esto parece indicar que dicha región, “cansada” por el esfuerzo durante la vigilia, cuando se duerme, descansa, emitiendo las ondas theta, más que en otra zona del cerebro.
  En cuanto al sueño REM, se produce más al inicio del desarrollo, disminuyendo con el paso de los años, así pues, parece que ayuda al desarrollo del cerebro, y al mismo tiempo, en la edad adulta, facilita el aprendizaje.
 Muchas veces nos han dicho nuestros profesores que antes del examen había que dormir bien, y nunca hacíamos caso, … tampoco nos explicaron por qué: Tucker y colaboradores en 2006 realizaron un experimento en el que después de someter a un grupo de voluntarios a una tarea consistente en aprender una lista de palabras, a la mitad de ellos se les dejó que durmieran una siesta de una hora. A las seis horas después del entrenamiento se les hizo una prueba dando como resultado que habían tenido mejores resultados los que se habían echado la siesta. Esto concuerda con lo anterior, cuando se duerme el cerebro repasa la información adquirida durante la vigilia (el día), ya que activa esas mismas zonas que han intervenido durante el aprendizaje previo,  por eso se rinde más en un examen.
Foto: Noemí Jiménez de Flickr.com
Sígueme en twitter: @el_homosapiens

¿te ha gusta el artículo? compártelo con tus amigos por correo, Google+, twitter, o en Facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.