Ir al contenido principal

Adquisición de miedos




Casi todos los miedos que tenemos los adquirimos por transmisión social, no por una experiencia propia directa con una experiencia u objeto. Es la llamada adquisición social vicaria. Un niño tiene tiene miedo a ser atacado por un perro, no sólo porque en alguna ocasión haya sido atacado por él, sino porque ha observado otros ataques a otras personas o, lo más seguro, haya observado el miedo en otras  personas a los perros.
El modo más básico de aprendizaje emocional es la respuesta emocional condicionada, que es desencadenada por un estímulo neutro que se ha emparejado a un estímulo que sí provoca una reacción emocional, por ejemplo, estamos colocando una bombilla en una lámpara (estímulo neutro) y por una deficiente manipulación nos da un calambre (estímulo incondicionado), después de esta experiencia negativa, aprendemos que colocar una bombilla nos puede producir daño, y le tenemos miedo.
En el cerebro la encargada de controlar la integración de los componentes del miedo ( respuestas emocionales, respuestas neurovegetativas y hormonales) es la AMIGDALA, y en general de aquellas conductas biológicamente importantes, como la búsqueda de comida, pareja, y en general, ante estímulos emocionalmente importantes. Estudios con pesonas que tenían una lesión en una parte de la amigdala han descubierto que  estas personas antes una emoción desagradable no desarrollan  respuestas de miedo o aversión.
Otra de las formas de adquirir un miedo condicionado es mediante instrucciones, se han hecho estudios en los que los investigadores daban instrucciones a los participantes, tales como "en esa pantalla va a aparecer un contador hacia atrás y cuando llegue a cero recibirá una descarga eléctrica", los sujetos experimentaban miedo y aprendían a tenerlo cuando se acercaba el final de la cuenta atrás.
Las experiencias que tenemos en las que hay una intensa respuesta emocional se recuerdan mejor que las que no, y si es positiva, se recuerda más que las negativas.
En otros estudios de neuroimagen se observó que la presentación de palabras con significado amenazante, como violación o mutilar incrementaban la actividad de la amígdala.
Se dió el caso de un paciente que había sufrido una lesión en la corteza auditiva de asociación, no podía diferenciar los rasgos melódicos y rítmicos de la música, pero, al tener intacta la amígdala, sí podía reconocer el estado de ánimo al que le conducía uno u otro tipo de música, bien fuera alegre, triste, tranquila o atemorizante. Gosselyn y colaboradores, 2005, encontraron pacientes con una lesión en la amígdala que tenían los síntomas opuestos: no tenían problemas en la audición de una pieza de música, pero no podían reconocer la música triste o alegre.
foto:http://www.fotolibre.org/displayimage.php?pos=-11242
Sígueme en twitter: @el_homosapiens
Comparte este artículo con tus amigos en google +, twitter o facebook
Psicología-Psychology blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.