Ir al contenido principal

La homosexualidad es un "trastorno del desarrollo", según un profesor universitario






El profesor asegura en sus clases que puede “curar” la homosexualidad. La asociación Colegas lo ha denunciado ante el rector granadino
La asociación Colegas ha denunciado ante el rectorado de la Universidad de Granada las actuaciones de un profesor de la facultad Medicina al que sus propios alumnos acusan de “propagar la homofobia” por sostener en clase que la homosexualidad es un “trastorno del desarrollo” y que él “puede curarla”.
Al parecer, y según se ha puesto en conocimiento tanto del rector, Francisco González Lodeiro, como de la oficina del defensor universitario, las primeras denuncias ya llegaron a Colegas el curso pasado, por parte de varias alumnas que habían asistido a clases en las que el profesor presentaba la homosexualidad como un “trastorno”.
En concreto, indican que el profesor, en una asignatura sobre psiquiatría médica, en el apartado de sexo y género, incluye la homosexualidad como una enfermedad en el apartado de “errores en la elección del objeto”, dentro de las conductas incluidas en la promiscuidad sexual.
Colegas lamenta sobre todo la “diferencia de poder” que se da entre el profesor y su alumnado, ya que este “impone su punto de vista” sin mencionar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad como enfermedad mental hace más de 20 años y que los supuestos que presenta son “cuanto menos, pseudocientíficos”.
Creen que dicho docente está presentando sus “prejuicios personales” como “hechos científicos” y que si pretende hacer eso al menos debería “presentar también otras opciones”. Entienden que los alumnos homosexuales “no tendrían la oportunidad de contradecir” a este profesor, porque además “todas las denuncias provienen de alumnos heterosexuales”.
Tras la entrevista con el rector de la Universidad de Granada, miembros de la directiva de Colegas explican que han mantenido una reunión con el defensor universitario para exponerle la denuncia y acordar las actuaciones a llevar a cabo. El caso se encuentra en estudio en estos momentos.
Por todo ello desde el colectivo LGBT han iniciado los trámites de una denuncia formal ante la oficina del defensor, ya que “anteponer los prejuicios personales a los criterios científicos es poco ético, además de suponer un ataque directo contra el alumnado homosexual, quienes tienen que soportar que un profesor mediocre les insulte desde su atalaya pseudo-científica”, concluye Gonzalo Serrano, presidente provincial de Colegas.
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/07/andalucia/1323280035.html

Sígueme en twitter: @el_homosapiens

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.