Ir al contenido principal

El triángulo del amor



Ay, el amor, que algunas veces toma forma de idílica pradera de margaritas y otras de auténtico agujero negro. El psicólogo Robert Sternberg propuso la teoría triangular del amor para analizar sus componentes y establecer los distintos tipos de amor que puede haber: en base a la intimidad, la pasión y el compromiso y a sus combinaciones puede dibujarse un triángulo como el de la fotografía de arriba para explicar las diferentes etapas o los tipos de amor:

Cuando no hay ni intimidad, ni pasión ni compromiso, simplemente no hay amor. Cuando sólo existe intimidad el amor es llamado agrado o cariño, que son las relaciones de verdadera amistad.

Cuando sólo hay pasión, existe una fuerte atracción entre los amantes, pero no hay ni compromiso ni intimidad, es llamado encaprichamiento (amor a primera vista).

El amor vacío, donde solo hay compromiso, se da en los matrimonios de conveniencia, hay una sensación de respeto y reciprocidad, nada más.

El amor románticocombina pasión e intimidad, propio de la literatura y el cine.

El amor compañerocombina intimidad y compromiso, se da en parejas de muchos años, no hay atracción sexual, la pasión ha desaparecido pero sigue habiendo apego emocional y compromiso de una vida en común.

El amor necio se da cuando la pasión lleva al compromiso sin haber intimidad, los típicos ejemplos de los que se casan al mes de conocerse.

Cuando se dan los tres componentes, te ha tocado la lotería, se habla de amor completo o consumado, es la relación perfecta, a la que todos deseamos llegar y que es difícil de mantener. Cuando no es así y falta uno de los componentes se pasa a los otros tipos de amor incompletos. Además, si en un pareja no hay simetría en el tipo de amor que desea cada uno la relación se vuelve inestable.



 La diferencia entre una buena relación de pareja y una mala no es la ausencia de conflictos, sino el estilo de comunicación al afrontarlos. 





Sígueme en Twitter @el_homosapiens o en Facebook homoo sapiens


Psicología-Psychology blog

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.