Ir al contenido principal

Respuestas emocionales. La amígdala cerebral




La palabra emoción la usamos normalmente para  referimos a  los sentimientos, pero tiene un significado más amplio, son respuestas fisiológicas y conductuales, que van acompañadas de sentimientos, y que sirven, en última instancia, para la adaptación al medio y la reproducción. En la respuesta emocional se incluye comportamiento, movimientos corporales o expresiones faciales,  respuestas neurovegetativas, actividad de sistema nervioso simpático, como el aumento de la frecuencia cardíaca y la respiración, y respuestas hormonales, como la secrección de hormonas sexuales.

  En el miedo, es la amigdala cerebral la que integra todos sus componentes, se recibe información sensorial desde diferentes partes del cerebro, y se envía proyecciones a otras regiones del cerebro, participando  en las respuestas emocionales. La amígdala es una conjunto de núcleos de neuronas del tamaño de una almendra situada en la profundidad de los lóbulos temporales, hay dos, una en cada hemisferio cerebral.

 El tipo más básico de aprendizaje emocional es la respuesta emocional condicionada, que es la respuesta que emitimos cuando se ha emparejado un estímulo neutro a un estímulo que sí suscita una reacción emocional, una vez aprendido la sola presentación del neutro activará la reacción emocional. 

Las investigaciones indican que la amígdala interviene en las respuestas emocionales, comprobándose que las lesiones en ella disminuyen las respuestas emocionales. 
En un estudio con neuroimagen funcional, realizado por Isenberg en 1999 se descubrió que ver imágenes de palabras con significado amenazante activaban la amígdala. Los investigadores presentaron a los voluntarios listas de palabras, algunas de ellas neutras como libro, avión, giro, comprar, y otras que indican una amenaza como violación, sufrir, mutilar, matanza, cada una de un color, y les pidieron que no las leyeran sino que dijeran el color en el que estaban impresas. Sólo el hecho de ver las palabras amenazantes, ya que no las estaban diciendo, solo decían el color,  hizo que se activara la amígdala de ambos hemisferios.

Sígueme en Twitter @el_homosapiens o en Facebook homoo sapiens   o compártelo en twitter, facebook o g+:
Psicología-Psychology blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.