Ir al contenido principal

La paradoja de la elección. Cuando más es menos. La abundancia perjudica la libre elección



Según el psicólogo Barry Schwartz  en las sociedades occidentales se da mucha importancia a la libertad de elección, sin embargo, esto no nos ha hecho más libres  ni felices, sino más insatisfechos.
Cuando vamos a comprar algo, un coche, por ejemplo, o en un restaurante con una  carta extensa, tendemos a pensar que a más oferta, mejor elección, pero se puede producir lo contrario, que nos bloqueemos,  nos sintamos insatisfechos o frustrados, independientemente de si compramos o no. El exceso de oferta nos puede saturar, se realiza un esfuerzo mayor ya que hay que analizar más elementos para seleccionar el mejor, y al final hay mayor sentimiento de culpa de haber tomado la decisión incorrecta.
  Otro ejemplo, en el ámbito de las ventas, sería el caso de una web, es mejor presentar una página de inicio limpia con un buen menú que intentar presentar todos los productos a la vista, para que el comprador tenga una visión general y pueda profundizar más, si quiere, a través de los menús de navegación.
Este psicólogo recomienda para evitar caer en la paradoja de la elección:
-Asumir que "lo que está bien, está bien", o dicho de otra forma, lo mejor es enemigo de lo bueno. Evaluar todas las alternativas puede convertirse en un proceso agotador y frustante, por eso es mejor conformarse con una opción aceptable, nuestra vida será más sencilla y gratificante.
-Aprender a delegar una decisión, en un experto, un familiar o en un amigo.
-Compararse menos con los demás, para evitar querer adquirir o elegir tal cosa porque lo tiene el vecino.
-Limitar el número de opciones, por ejemplo, buscar en un parte de tiendas o páginas webs.
Video de TED con conferencia de Barry Schwartz.(En la página principal de TED podéis ver el vídeo con subtítulos en español http://www.ted.com/talks/lang/es/barry_schwartz_on_the_paradox_of_choice.html).
Sígue el blog en Twitter @el_homosapiens o en Facebook homoo sapiens   o compártelo en twitter, facebook o google+:




Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.