Ir al contenido principal

La ansiedad.



La ansiedad está presente en muchos de los trastornos psicológicos y psicosomáticos (aquellos procesos psíquicos que tiene influencia en lo somático u orgánico), y es el problema mental más frecuente. A diferencia del miedo, que se asocia a algún tipo de estímulo externo amenazante y perfectamente identificable, la ansiedad se puede definir como una reacción emocional que comprende un conjunto de respuestas tanto congitivas: experiencias de pánico, alarma, inquietud, preocupación, aprensión, obsesiones y pensamientos intrusivos, como fisiológicas-somáticas: incremento de la actividad del sistema nervioso autónomo en foma de temblores, incremento de la tensión muscular, agitación, respiración, vómitos palpitaciones,... y conductuales: cambios en los movimientos, expresiones faciales, posturas, así como las respuestas de evitación y escape de la situación que produce la ansiedad. Este sistema de respuestas pueden no ir juntas, a cada persona la afecta de una forma, es decir, existen distintos patrones de respuestas.


La ansiedad, que muchas veces es adaptativa, ya que permite estar alerta, sensible a la situación y aporta un nivel de motivación óptimo de afrontamiento, cuando se da con frecuencia y durante períodos prolongados sin que exista un peligro objetivo se vuelve desadaptativa y puede ser muy incapacitante. Un trastorno de ansiedad se da cuando hay síntomas de ansiedad, y estos son irracionales y excesivamente intensos, persistentes, perturbadores para la persona.

La última versión del Sistema de clasificación de los trastornos mentales, DSM-IV-TR, establece los siguientes tipos de trastornos de ansiedad:

-Trastorno de pánico.

-Agorafobia.

-Fobia específica.

-Fobia social.

-Trastorno obsesivo-compulsivo.

-Trastorno de estrés postraumático.

-Trastorno de estrés agudo.

-Trastorno de ansiedad generalizada.

-Trastorno de ansiedad por condición médica general.

-Trastorno de ansiedad inducido por sustancias.

-Trastorno de ansiedad no especificado.

-Trastorno de ansiedad de separación.

  Entre estos trastornos existe una gran comorbilidad (se presentan síntomas solapados de varios de ellos), y sólo un 38% de todos los casos de ansiedad recibe el diagnóstico de un único trastorno de ansiedad. Es la fobia específica (fobia a algo en concreto, un animal, una situación,...) la que más se presenta como trastorno secundario, y como diagnóstico principal la que menos diagnósticos secundarios tiene.

  En relación con la depresión, ambas presentan una comorbilidad alta, hasta el punto de que coexisten síntomas de ansiedad y depresión y resulta muy difícil establecer un diagnóstico principal de una u otra. Así, es característico de la ansiedad el miedo, el pánico, el nerviosismo, la  evitación, inestabilidad, la alta activación simpática, hipervigilancia, la percepción de amenaza y peligro. Es característico de la depresión la tristeza, la anhedonia (incapacidad de obtener placer con situaciones, objetos o personas), la apatía, las tendencias suicidas, la baja activación simpática, la pérdida de apetito, la inhibición psicomotora, los sentimientos de inutilidad y la percepción de pérdida. Y son comunes a las dos la irritabilidad, la preocupación, la baja concentración, el insomnio, la fatiga, la agitación psicomotora, el llanto, los sentimientos de inferioridad, la culpa y la baja autoestima.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.