Ir al contenido principal

La honestidad en los niños



¿Por qué hacen trampa los estudiantes? ¿Qué podemos hacer para evitarlo? En el colegio y en casa, los profesores y padres de familia debemos promover y vivir los valores de honestidad e integridad, bases de una sociedad fuerte, justa y democrática. 

La educación como el mejor antídoto a los problemas de la sociedad actual:


1. El mejor antídoto contra el engaño y la deshonestidad es el modelo de padres honestos, íntegros y que implementan unos valores fuertes.

Nuestros hijos copian casi todo lo que hacemos. Hay que ser un modelo de integradad para ellos.

2. Después de los padres, están los profesores que transmiten a sus estudiantes el amor por el aprendizaje, que imparten las ideas de algunas posibilidades de la vida por medio de un currículo creativo y significativo, y que se comprometen de manera práctica, relevante y hasta divertida. Los padres pueden ayudar e implementar la misma orientación pedagógica en el “currículo de la casa”.

3. Los padres se deben interesar por el trabajo de sus hijos, darle seguimiento de manera regular y supervisar sus logros. La mayoría de los problemas de los jóvenes adolescentes vienen porque en su infancia ha habido desarraigo, han estado "abandonados" en casa a su libre albedrío.

Ayude a sus hijos a evitar el estrés de la presión académica que a menudo lleva a la deshonestidad. Ayúdele a su hijo a organizarse, a tener más confianza en si mismo, a planear con tiempo sus proyectos, ensayos y exámenes.

4. No asuma que sus hijos saben que el engaño es malo y que la honestidad es importante. Hable con ellos sobre la importancia de la honestidad, desde un punto de vista personal, paternal, espiritual y laboral.

5. Los padres deben ayudar a sus hijos a aprender a ser honestos consigo mismos y con sus valores.

Necesitamos inculcar fuertes valores de honestidad a nuestros hijos para que la presión de sus compañeros y otros factores no les roben sus sueños. La deshonestidad académica, laboral o en la vida, tiene serias consecuencias, y puede ser la causante de que nuestros hijos pierdan sus sueños y sus futuros.

El mejor currículo para la honestidad y la integridad es que nuestros hijos tengan modelos, en el hogar y en el aula, fuertes y consistentes.

  Fuente




Sigue el blog en Twitter @el_homosapiens o en Facebook homoo sapiens


Psicología-Psychology blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.