Ir al contenido principal

Muévete y el camino aparecerá. Motivación vs. Crisis

Hace unos días leí uno de esos emails que te invitan a reenviarlos y te resumen la economía de España en cien palabras, con la solución incluída. No suelo leerlos, pero este me llamó la atención por el título, y no me refiero al típico "esto tienes que leerlo", se titulaba "¿Quiénes son los pobres?  Los nietos de los ricos".

Hacía un análisis de la sociedad española desde los años 50, en la que nuestros abuelos lo pasaron muy mal y trabajaron de sol a sol para intentar subsistir y mantener a sus hijos, nuestros padres.  Alentados por las penurias mostraron un coraje y  una capacidad de sacrificio que con los años se convirtió en prosperidad para todos.

Pero bajo el  comprensible "que no trabaje ni sufra mi hijo lo mismo que he pasado yo", se pasó de la prosperidad a la cultura del ocio, el derroche y el pelotazo. Del bocadillo de chorizo se pasó a las hamburguesas deconstruidas al aroma de los almendros al atardecer, los coches envejecían rápidamente y había que cambiarlos cada vez antes, había que irse a buscar a Curro al Caribe, porque era seguro que no estaba de vacaciones en España. Finalmente, para colmar nuestras necesidades de consumo y prosperidad al 100% nos metimos en el fructífero negocio  de la vivienda, "compra ahora aunque esté caro, que mañana lo puedes vender por el doble si te arrepientes", decían. Quien no tenía una segunda vivienda como inversión o un buen chalecito es que era tonto. Hasta que reventó la burbujita.

La siguiente generación, los nietos de nuestros padres,  podría ser la que ahora están llamando la generación perdida, porque no van a poder trabajar y tendrán que ser mantenidos por sus padres jubilados hasta que puedan ser mantenidos por sus hijos en una nueva época de prosperidad.

Este bucle histórico de la miseria a la opulencia, pasando por la prosperidad, nos puede parecer incontrolable y ajeno a nuestras acciones individuales, pero si somos conscientes de la realidad y nos adelantamos a él cambiando nuestra forma de pensar, de trabajar y en definitiva de vivir, podemos acortar los tiempos.

Es la hora de meter el bocadillo de chorizo, la motivación, el empeño y el quemequitenlobailao en la mochila y comenzar a andar, o es que no sabes que la felicidad no es la meta sino el camino.

Muévete y el camino aparecerá...

 

 

Sigue el blog en Twitter @el_homosapiens o en Facebook

Psicología-Psychology blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.