Ir al contenido principal

Negociación exitosa


En estos tiempos que corren de ajustes, recortes y pérdidas todos queremos "negociar" a nuestro favor para intentar minimizar nuestros propios agujeros negros económicos.
La negociación es un componente de la conducta humana, a diario estamos continuamente negociando, con la esposa, con los hijos, en el trabajo, o en una tienda.
Cuando una persona o un colectivo desea conseguir algo tiene varias opciones para conseguirlo: apropiarse a la fuerza de lo deseado, pedirlo mediante el uso de la influencia o aprovechando una debilidad de la otra parte, apelando a una transacción, comprándolo o utilizando la negociación; para esto último es fundamental que exista auténtica voluntad de negociar por ambas partes y que los objetivos de cada una de ellas sean distintos o contrapuestos. Una negociación es un conjunto de técnicas que usamos para lograr un acuerdo, de forma no violenta ante una situación conflictiva o en la que no hay consenso.
El acuerdo al que se llegue debe ser sensato, es decir, que convenga a las dos partes, equitativo y equilibrado, no debe deteriorar la relación entre los participantes para poder negociar en conflictos futuros y que dure en el tiempo, además, debe darse dentro de un margen lógico (sin perjudicar a terceros).
Dos cosas muy importantes son que el asunto debe ser susceptible de ser negociado, y que los negociadores sean capaces de dar, además de recibir, hay que estar dispuesto a intercambiar un valor por otro.
Tradicionalmente ha prevalecido el uso de recursos de tipo autoritario, cuyo objetivo era comparable a los juegos de suma cero, donde una parte ganaba todo y el otro perdía todo, es el llamado enfoque ganar-ganar. Esto dejaba a la parte perdedora muy insatisfecha y se deterioraba la relación entre ambas partes. No se consideran otras posibilidades más eficientes y flexibles y no se apela a métodos sistémicos.
Actualmente se ha cambiado este enfoque, y se busca la cooperación, donde  ambas partes ganan, aún habiendo renunciado a una parte de sus aspiraciones iniciales. Aquí no se ven como enemigos sino como oponentes y los resultados son más eficientes y duraderos, esta es la verdadera negociación exitosa.
En una negociacion se pueden adoptar diversos estilos, desde el duro y autoritario, en el que se quiere llegar a un resultado más/menos, uno gana otro pierde; el rol excesivamente pacífico y conciliador, donde se puede obtener un resultado de menos/más, lo pierde todo. Si las dos partes se empecinan en posiciones irreductibles lo más probable es que haya un resultado menos/menos, ninguna de las partes consigue nada.
El cuarto estilo y más recomendable es el estilo cooperativo, con acuerdos más/más, hay una satisfacción mutua.
Hay que intentar mantener una postura en la que se tengan en cuenta que:
-se conozcan bien las peticiones del oponente.
-se escuche activamente.
-se mantenga el clima negociador.
-se tenga una actitud abierta a nuevas soluciones.
-se establezca una comunicación eficiente, intentando llevar la negociacion más al plano racional que al emocional o subjetivo.
Hay que establecer claramente: lo esencial de lo negociablelo que de ninguna manera podemos ceder, lo que sí podemos negociar y la mejor alternativa ante la falta de acuerdo. A esta última es a la que hay que apelar en caso de que no haya acuerdo.
Los negociadores enfrentados deben  cumplir unas ciertas reglas de compromiso como honradez e integridad, mantener unos objetivos y subordinar los particulares a los generales, ser justos y equitativos,sinceros, veraces y frontales, mantener la prudencia, ser consecuentes y mantener la palabra, y (sobre todo) no aprovecharse de las situaciones de poder para obtener ventajas perjudicando a la otra parte.
Finalmente, si no funcionan estas claves habrá que acudir a un arbitro y mediador,  ...eso si ambas partes quieren, claro.
Como dijo Baltasar Gracián "siempre hay tiempo para soltar las palabras, pero no para retirarlas".

Comentarios

Entradas populares de este blog

La competencia de trabajo en equipo

¿Te gusta trabajar solo o prefieres trabajar en equipo? ¿piensas que se trabaja igual individualmente y en equipo?  ¿crees que son necesarias las técnicas de  Team Building  y de  motivación laboral ? En este artículo te explico lo que es la competencia de trabajo en equipo. Los cambios que han experimentado las organizaciones en las últimas décadas -cambios estratégicos, económicos y tecnológicos- está provocando que la manera de trabajar sea más colaborativa o cooperativa entre los trabajadores que las integran. La complejidad de las organizaciones y del mundo laboral en general generan diferentes situaciones que requieren diversidad de habilidades, adaptabilidad y altos niveles de conocimiento, y el trabajo en equipo es el modelo óptimo para conseguir la ventaja competitiva  en la empresa que permite aumentar la productividad, la innovación y la satisfacción en el trabajo. La colaboración y cooperación entre los miembros de la organización son necesarias para realizar las tareas, p

Orientación psicológica o psicoterapia

                                                          No es lo mismo orientación psicológica que psicoterapia. La orientación es una ayuda prestada por un profesional sobre un tema en concreto, actividades o situaciones determinadas a las que no se sabe enfrentar una persona, en diversos ámbitos de su vida como la familia, la pareja o el trabajo. Esta situación de conflicto puede generar ansiedad u otros síntomas molestos que puede agravarse llegando a una psicopatología, y para esto sí vale la psicoterapia. La psicoterapia se usa cuando aparecen trastornos emocionales que se han vuelto crónicos y que afectan al que acude a una consulta de un psicólogo.   Por eso, se puede decir que la orientación psicológica tiene un objetivo de mantener la salud mental y lograr un equilibrio del funcionamiento psicosocial manteniendo una autoconfianza y autocomprensión a un nivel adecuados, consiguiendo que nuestras habilidades sociales y personales se desarrollen con normalidad.  Situaci

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.