Ir al contenido principal

Efecto halo: la primer impresión es la que cuenta


El efecto halo es un sesgo o prejuicio cognitivo que consiste en la influencia de la percepción de una cualidad de una persona en la percepción de las demás cualidades. El psicólogo Edward L. Thorndike en 1920 dio cuenta de este efecto en sus investigaciones afirmando que se suelen tener opiniones globales, bien sean positivas o negativas, de los demás, en lugar de realizar análisis variados de las personas. También Harold Kelly, con el desarrollo de la teoría de la personalidad implícita, indicó que las primeras características percibidas de una persona influyen en la interpretación de las posteriores evaluaciones de esa persona. Esto pudiera ser porque la falta de habilidad para separar aquellos atributos con fuerte carga emocional hace que optemos por simplificar y generalizar la visión que tenemos de las personas.
Así, una persona obediente se percibirá también como válida y eficiente. En los famosos, por ejemplo, su imagen atractiva y simpática hace que se asumamos que también son inteligentes o amables, por eso son tan "utilizados" en publicidad.
En el ámbito de la educación hay estudios que han llegado a la conclusión de que la presentación y la letra de un exámen influyen en la nota del mismo. En el ámbito laboral se tiene en cuenta en las entrevistas de trabajo, ya que si el entrevistador percibe una característica inicial positiva, esta puede sesgar su criterio en las posteriores, de ahí la importancia de la primera impresión; en algunos países está prohibido poner características personales en los curriculums para evitar este efecto en los seleccionadores de personal. También son conocidos los estudios que señalan que las personas con mejor aspecto físico acceden a mejores trabajos.
En resumen, este efecto bien podría equivaler al dicho: "la primera impresión es lo que cuenta", que tantas veces hemos mencionado y que tan buenos resultados da.
Sigue el blog en Facebook

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.