Ir al contenido principal

Trastorno obsesivo compulsivo TOC.




El trastorno obsesivo compulsivo se encuadra dentro de los trastornos de la ansiedad, y tiene una prevalencia (que es la probabilidad de padecerla, no el porcentaje que la padece, que es distinto) de un 2,5 % de la población total. Es el trastorno que, por ejemplo tenía Jack Nicholson en la gran película Mejor...  imposible, una película para disfrutarla, aunque hay que tener en cuenta que no todos los aspectos de la personalidad del protagonista se pueden considerar como aspectos de este trastorno, es sólo parte de su personalidad. El TOC es una trastorno en el que se dan obsesiones y compulsiones. Se definen las primeras (según el DSM_IV, sistema de clasificación de trastornos mentales) como pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes  que se interpretatn como intrusivos e inapropiados, que causan marcada ansiedad o malestar. No son simplemente preocupaciones excesivas de problemas cotidianos. La persona intenta ignorar o suprimir esos pensamientos o impulsos o neutralizarlos con otro pensamiento y reconoce que son un producto de su propia mente, aunque últimamente se piensa que, por el cansancio, con el paso del tiempo los pacientes empiezan a mostrar poca o nula resistencia. Unos lo incluyen dentro de la neurosis, como la más marginal de éstas. Otros lo posicionan cerca de la psicosis porque los psicopatólogos clásicos hablaban de ella en términos de locura, por lo absurdas y carentes de sentido que resultan muchas percepciones obsesivas. Barlowlo considera como la culminación devastadora de las manifestaciones más intensas de trastornos emocionales. En las obsesiones el paciente lo evidencia como algo que invade su conciencia, no voluntariamente. no lo ve como algo externo, sino que reconoce que se trata de su propio pensamiento. Las compulsiones son conductas o acciones mentales, no es placentera ni da lugar a alguna actividad útil, se plantea para prevenir un desastre o un daño. La persona aun reconociendo su irracionalidad tiene la urgente necesidad de realizar la compulsión, no es una conducta automática, ni es feliz al tener que realizarla.



Hay evidencia empírica (Hembree y cols, 1994) de que la obsesión produce malestar y de que la conducta compulsiva, en principio, sirve para reducir la ansiedad, éstas neutralizan a las primeras. Aunque también a veces cada una se da sin la presencia de la otra.


Algunos acontecimientos mentales funcionan como compulsiones encubiertas y se entienden como rituales compulsivos y hay un continuo, algunos pacientes pensarán que sus síntomas son totalmente irracionales, otros no estarán tan convencidos de tal irracionalidad y a otros les resultarán lógicos y razonables.

Una de las muchas clasificación que hay es la de  De Silva y Rachman,1992.


-Comp. de limpieza/lavado. (Lavarse las manos continuamente)


-Comp. de comprobación. (abrir y cerrar puertas).


-Otro tipo de compulsiones manifiestas. Para evitar el malestar o ansiedad que les produciría si no lo hicieran.


-Obsesiones no acompañadas por conducta compulsiva.


-Lentitud obsesiva primaria. Se realizan actividades cotidianas muy lentamente, como comer, bañarse, con muchas repeticiones.


Posibles causas del TOC:


Los primeros modelos fueron psicoanalíticos, y biológicos, seguidos de los  comportamentales-cognitivos, que son los que más explicaciones han ofrecido: las respuestas de escape o evitación son reforzadas negativamente por su capacidad para reducir la ansiedad. Estas respuestas toman la forma de compulsiones o rituales y se mantienen precisamente porque reducen la ansiedad. (se tiene una obsesión por una cosa, que hace que tengamos la urgente necesidad de hacer algo para contrarrestarla, al hacerlo, disminuye la ansiedad, y esta acción es reforzada). 




En el siguiente enlace tenéis un test sobre t.o.c. de la página www.trastornoobsesivocompulsivo.org
Sigue el blog en Facebook







Psicología-Psychology blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.