Ir al contenido principal

Más pacíficos que nunca



O al menos esa es la teoría del prestigioso psicólogo Steven Pinker, profesor de la Universidad de Harvad.
En las últimas décadas hemos sido espectadores, y también telespectadores, de la violencia que hay a nuestro alrededor o en cualquier parte del mundo a diario, desde la segunda guerra mundial con las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki hasta el genocidio de Ruanda en 1994 donde murieron en 100 días 800.000 personas, el 75% de su población. Ante esta negativa percepción de la humanidad Steven Pinker piensa todo lo contrario: la violencia está en declive y somos menos violentos que nuestros antepasados.
Por ejemplo, tenemos la idea de que nuestros antepasados cazadores o recolectores campaban por los campos y bosques de la Tierra y tenían una vida tranquila dedicándose a cazar animales y recolectar fruta. Pero nada más lejos de la realidad, según el arqueólogo Lawrence Keeley hace 10.000 años la tasa de morir de forma violenta a manos de otro humano era del 60%. Se han contabilizado al menos 20 catástrofes humanitarias antes de la Segunda Guerra Mundial peores a ésta. A lo largo de los siglos esta violencia ha ido disminuyendo, la tortura ya no es una forma de castigo, ni la mutilación, y la esclavitud se ha abolido (al menos de forma legal).
Ya en el siglo XX el número de muertos al año por guerra entre países ha pasado de 65.000 por años a menos de 2000 en la primera década del siglo XXI. El número de guerras civiles, genocidios y asesinatos también ha disminuido en los últimos cien años.
Entre las razones para esta disminución de la violencia Pinker argumenta que antes las sociedades y los estados eran más anárquicos, ahora se penaliza la violencia mucho más que antes; el comercio hace que dependamos de los productos de otros países y viceversa; también contribuye la mayor presencia activa de las mujeres en la sociedad y el mayor conocimiento de otras culturas que provoca una mayor empatía hacia los demás, junto a la mayor sensibilidad ante la violencia.
Steven Pinker ha publicado el libro “Los ángeles que llevamos dentro” para explicar y convencernos de que cada vez somos más pacíficos y nos gusta menos la violencia, aunque como él mismo dice, puede demostrar que la violencia ha disminuido en el pasado hasta el día de hoy, pero que esto no significa que no pueda aumentar en el futuro.



                                                              

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos , diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación , que tienen efectos motivadores , es decir, movilizan para la acción, y una finalidad : la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar la dejo a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria .

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

(Artículo de profesional colaborador) Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.