Ir al contenido principal

Analizando al jefe: tipos de líderes.


En cualquier situación en la que se forma un grupo de personas aparece la figura del líder, el miembro que influye en los demás y guía al grupo en la consecución de sus objetivos.
Mucho se ha hablado y estudiado sobre los líderes y los tipos de liderazgos, en todo tipo de contextos, como los industriales, gubernamentales o militares, por ejemplo.
El concepto de líder se puede equiparar al de directivo o jefe, ya que, aunque sean conceptos distintos, coinciden en sus funciones, conductas e influencia que ejercen sobre los demás miembros del grupo.
Hay muchas teorías y enfoques sobre liderazgo, unas hacen hincapié en el líder, como la teoría de rasgos, que supone características específicas del líder respecto a las de los demás, y las enfocadas en los estilos de liderazgo, aquí se incluyen los estudios de Kurt Lewin, en 1940, a los que dediqué un post anterior y que distinguía entre líderes democráticos, liberales y autocráticos.
Actualmente la teoría más en boga es la del liderazgo transformacional de B.M. Bass (1985). Según esta teoría existen tres tipos de líderes, el líder transaccional, basado en el intercambio de recompensas entre jefes y los demás miembros. Este tipo, no siendo malo cuando se aplica correctamente, no puede explicar ese otro tipo de liderazgo que produce cambios relevantes en los miembros del grupo en sus actitudes, creencias y valores. Aquí el ambiente que se quiere crear es el de esfuerzos-recompensas. El líder responde castigando o reconociendo según sean los resultados. Como su nombre indica hay una transacción de resultados-recompensas.
El segundo tipo de liderazgo es el transformacional, basado en la influencia sobre los subordinados, cambiando sus bases motivacionales, fomentando el cambio en la actitud y percepción de las situaciónes que se dan en el grupo. Este tipo de líder es carismático, se gana el respeto y la admiración de los demás miembros y estos se identifican con él. Al mismo tiempo tiene en cuenta las necesidades individuales, motivando y dando significado al trabajo.  No hace falta decir que este sería el tipo de directivo, líder y jefe ideal. 
Un tercer tipo de jefe sería el líder pasivo/evitador, que es el tipo de jefe que no suelen intervenir hasta que las cosas no van realmente mal, evita tomar decisiones o implicarse en temas importantes.
Seguro que en nuestra vida laboral nos hemos topado con jefes de estos tres tipos y podemos poner muchos ejemplos, pero tal vez al mismo tiempo que buscamos ejemplos deberíamos preguntarnos qué tipo de empleados somos, pero a esto le dedicará otro post próximamente.
Foto: Presidente de los EE.UU. Barack Obama.
Sigue los posts de la web en Facebooktwitter o google +
                                        

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.