Ir al contenido principal

Métodos de relajación: técnica de la relajación contemplativa






Los métodos de relajación nos pueden ayudar a conseguir, mediante técnicas sencillas, la concentración y el descanso de nuestra mente eliminando ciertos estados que pueden provocar trastornos psicosomáticos. Esfuerzos físicos y psíquicos continuados pueden conducirnos a un estado de agotamiento general. Siempre que se realiza un trabajo o actividad se debería de descansar, pero nuestra ajetreada vida diaria a veces nos lo impide, el trabajo, la casa, los niños, y al final del día esa actividad deportiva a la que solemos ir "corriendo", y que también puede añadir un poco más de estrés si no se realiza adecuadamente. Es entonces cuando podemos acudir a las técnicas de relajación para conseguir una relajación tanto muscular como mental. Las señales que pueden hacernos notar que tenemos estrés pueden ser tanto físicas, respiración irregular, acelaración cardíaca, sequedad bucal, tensión en la espalda, malestar general y pesadez, dolores de cabeza, como psíquicas, pérdida de apetito, preocupaciones, miedos infundados, y falta de interés.




Lo más fácil sería dormir lo necesario, pero a veces esto no es posible debido al estado de estrés o ansiedad. Otra opción es la de desconectar y cambiar de actividad, y si es de ocio mejor, y la tercera es la de relajarse mediante técnicas específicas.




No todos los métodos valen para todas las personas, cada una debe elegir la que mejor le funcione, pero algo fundamental es a la hora de realizar esa actividad relajante, la de situarse en un lugar apropiado y tranquilo con una luz tenue, una temperatura ambiente correcta, liberarse de las obligaciones inmediatas, no tener relación con el exterior (teléfono, interrupciones,...) y prescindir de las bebidas estimulantes como el café o el té). También es aconsejable no realizarlo después de comer, ni por las mañanas a primera hora, o al final del día porque estaremos cansados y no nos concentraremos.



El siglo pasado llegaron a occidente una serie de técnicas como la  relajación contemplativa y la meditacion a que se les está dando valor científico por sus buenos resultados: reducción de los niveles de la tensión sanguínea, aumento de la memoria, mejora del sistema inmunitario, etc. Este tipo de ejercicio produce una relajación mediante la observación de un objeto o un tema sencillo, contemplando y analizando sus distintas facetas, fijándonos en los detalles que vemos en él. El proceso sería el siguiente: nos sentamos cómodamente, con la espalda vertical y los brazos y manos en una postura que nos sintamos cómodos. Realizar durante unos minutos una respiración relajada, con ritmo y completa. Elegir un objeto presente en la habitación como único tema contemplativo. Mentalmente ir repasando sus características como el color, el material del que está hecho, fijándonos incluso en esas características (diciéndonos mentalmente que ese color me gusta, por ejemplo, o que nos recuerda a tal situación relajante). Durante la observación pensar en cómo se vería si fuera transparente, cómo sería su interior, qué veríamos. En cada fase de la contemplación nos diríamos mentalmente que nos sentimos más relajados. Al cabo de unos minutos notaremos los resultados, nos hemos evadido pensando en un único objeto de nuestro entorno y nos hemos olvidado de aquellas preocupaciones diarias. Realizando estos ejercicios a diario notaremos como disminuye nuestro estrés. Otro tipo de relajación es la expansiva, con un enfoque totalmente contrario a la contemplativa, que focaliza las sensaciones en un objeto, pero a ese tipo le dedicaré otro post.Foto: Blog decoshoppingbox
Sigue los posts del blog en FacebookTwitter o Google+

                                            
Psicología-Psychology blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.