Ir al contenido principal

Era el 4 y no el 7 el número mágico. La memoria a corto plazo

Source: etsy.com via Jessica on Pinterest


George Miller, uno de los fundadores de la psicología cognitiva, publicó en 1956 el libro “El número mágico siete, más o menos dos”. En este libro explicó su descubrimiento de la limitación de la capacidad de la memoria a corto plazo, estableciendo el promedio máximo en siete elementos. Se consideró durante mucho tiempo al número 7 como un número mágico, seguramente porque era la cantidad promedio de cosas que podíamos recordar en el corto plazo, además de por el título del libro de Miller.
 La memoria a corto plazo es aquella que retiene la información durante un breve espacio de tiempo, unos cuantos segundos, hasta que se procesa y pasa a formar parte de la memoria a largo plazo. Ha existido durante muchos años una clara evidencia experimental para establecer que una persona adulta puede mantener en la memoria entre 5 y 9 estímulos (de ahí el título del libro), prácticamente desde la fecha de los estudios de Miller hasta la presente década. Una prueba para comprobarlo es la de leer series de números y repetirla de memoria a continuación, comenzando por series de cuatro números como las siguientes:

3510
4296

42089
17538

251860
374912

3672081
3869102

49201736
86409123

Cuando no se consiga repetir al menos una de las dos series emparejadas, la serie anterior recordada correctamente sería el número de elementos que podemos contener en la memoria a corto plazo.
Pero reciéntemente, el profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva Gales del Sur Gordon Parker ha vuelvo a hacer un análisis de los experimentos tradicionales sobre el tema y mantiene que ese número no es correcto, reduciéndolo al número 4.  Este profesor pone como ejemplo memorizar un número de teléfono, por ejemplo, 65327865, lo que realmente hace nuestra mente es agrupar en pares de números, 65 32 78 65, para facilitar la memorización, siendo por tanto 4 el límite de nuestra memoria a corto plazo. Se produce una recodificación del estímulo en unidades significativas que amplían el número de elementos que podemos recordar a corto plazo aunque realmente sólo son cuatro elementos (los pares de números).
Sigue los posts del blog en FacebookTwitter o Google+



Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.