Ir al contenido principal

Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, TDAH



El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, TDAH, es el trastorno neurobiológico más frecuente en la infancia, se piensa que un 5% de la población infantil y juvenil lo padece. La Federación Española de Asociaciones para la Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad ha elaborado una guía práctica para padres con recomendaciones para controlar y canalizar de forma adecuada los síntomas de su hijo con TDAH.
Este trastorno provoca en los niños conductas de hiperactividad, superior o inapropiado, impulsividad, le cuesta controlar sus conductas, emociones y pensamientos, e inatención, tiene gran dificultad para prestar atención y concentrarse, aunque no tienen por qué darse conjuntamente estos tres.
Los síntomas del TDAH se manifiestan antes de los 7 años y en al menos dos ambientes de la vida del niño (en la casa, colegio, etc). Se estima que el 80% de los niños con este trastorno continúan teniendo problemas en la adolescencia, y entre un 30-65% en la edad adulta, de ahí que sea importante realizar un diagnóstico precoz por parte de los profesionales médicos y de la psicología.
Algunos sentimientos que pueden presentarse en los padres ante un hijo con hiperactividad son el miedo ante el desconocimiento del TDAH, el rechazo hacia el niño, los profesionales u otros miembros de la familia, la desilusión, pero también el alivio al enterarse del diagnóstico, ya que ayudará a no sentirse culpables y ser conscientes de la posibilidad de recibir ayuda.
Una vez recibido el diagnóstico se aconseja tener una actitud positiva, buscando información y el apoyo de la pareja y familiares, comprender a su hijo, saber por qué hace determinadas cosas, como la impulsividad, la necesidad constante de novedad y la necesidad de actividad física o su baja autoestima; es fundamental entender cómo piensa un niño con este trastorno.
Una de las tareas más difíciles para los padres de un niño con TDAH es logar que éste obedezca. Para ello es importante que los padres intenten no forzar que sus hijos sigan sus instrucciones, sino lograr que para ellos sea algo fácil y que quieran hacerlo. Esto puede lograrse cumpliendo con las siguientes pautas: simplifique las reglas de la casa, ayude al niño a hacer las cosas paso a paso, asegurarse de que sus instrucciones son comprendidas, y utilizar el sistema de puntos, dándole puntos o quitándoselos según se porte bien o mal.
Otros consejos son enseñar al hijo a ser organizado, motivarle en su aprendizaje y  fomentar sus habilidades sociales.
Tenéis más información en la web de esta asociación http://www.feaadah.org/es/
Sigue el blog en dispositivos móviles o en las redes sociales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La competencia de trabajo en equipo

¿Te gusta trabajar solo o prefieres trabajar en equipo? ¿piensas que se trabaja igual individualmente y en equipo?  ¿crees que son necesarias las técnicas de  Team Building  y de  motivación laboral ? En este artículo te explico lo que es la competencia de trabajo en equipo. Los cambios que han experimentado las organizaciones en las últimas décadas -cambios estratégicos, económicos y tecnológicos- está provocando que la manera de trabajar sea más colaborativa o cooperativa entre los trabajadores que las integran. La complejidad de las organizaciones y del mundo laboral en general generan diferentes situaciones que requieren diversidad de habilidades, adaptabilidad y altos niveles de conocimiento, y el trabajo en equipo es el modelo óptimo para conseguir la ventaja competitiva  en la empresa que permite aumentar la productividad, la innovación y la satisfacción en el trabajo. La colaboración y cooperación entre los miembros de la organización son necesarias para realizar las tareas, p

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Orientación psicológica o psicoterapia

                                                          No es lo mismo orientación psicológica que psicoterapia. La orientación es una ayuda prestada por un profesional sobre un tema en concreto, actividades o situaciones determinadas a las que no se sabe enfrentar una persona, en diversos ámbitos de su vida como la familia, la pareja o el trabajo. Esta situación de conflicto puede generar ansiedad u otros síntomas molestos que puede agravarse llegando a una psicopatología, y para esto sí vale la psicoterapia. La psicoterapia se usa cuando aparecen trastornos emocionales que se han vuelto crónicos y que afectan al que acude a una consulta de un psicólogo.   Por eso, se puede decir que la orientación psicológica tiene un objetivo de mantener la salud mental y lograr un equilibrio del funcionamiento psicosocial manteniendo una autoconfianza y autocomprensión a un nivel adecuados, consiguiendo que nuestras habilidades sociales y personales se desarrollen con normalidad.  Situaci