Ir al contenido principal

Algunas preguntas que deberías hacerte al empezar el año: los buenos propósitos

                   

                              Source: imgfave.com via Kathy on Pinterest


Un año más llega una fecha perfecta para proponerse cambios o nuevos proyectos en nuestra vida: el año nuevo. Pero antes de hacer propuestas, que puedan quedar fuera de nuestro alcance por ser demasiado "optimistas", deberíamos preguntarnos algunas cosas como estas:
1º¿Que nos haría ser más feliz? Para unos puede ser hacer más deporte y perder peso, para otros, dedicarle menos tiempo a cosas que no le sirven para nada, como ver tanta televisión, y aprovechar el tiempo en otras cosas más productivas (estudiar un idioma, hacer un curso de cocina,...).
2º¿Qué cosas concretas producirían el cambio? A veces deseamos cosas abstractas, nos decimos que queremos ser más optimista, o disfrutar más. En lugar de esto deberíamos pensar en cosas concretas, como oir música, salir con amigos, o aficionarnos a la lectura. Cambiar la propuesta "voy a comer sano" por "voy a comer ensalada tres veces a la semana, por lo menos"
3º¿Son mis objetivos suficientemente "pequeños"? Es mejor tener pequeños proyectos de resolución fácil que otros grandes y ambiciosos, imposibles de cumplir. Tendemos a sobrestimar lo que podemos hacer en el corto plazo. Una propuesta humilde puede llegar más lejos que una ambiciosa.
4º¿Cómo voy a controlar la consecución de los objetivos? Tan importante como los buenos propósitos es saber como vamos a controlar que lo estamos haciendo bien y que nuestras acciones diarias nos están llevando a la consecución de nuestros objetivos: anotando nuestros logros y pasos conseguidos en una agenda, haciendo un planning de los pasos a dar, ...

Sigue el blog en dispositivos móviles o en las redes sociales.

Psicología-Psychology blog

Comentarios

  1. ¡Excelentes orientaciones para programar el Año Nuevo!

    Las tendré en cuenta, desde luego, en cada una de mis actividades.

    Gracias por la información.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.