Ir al contenido principal

Trastorno negativo desafiante


Los trastornos del comportamiento son los principales motivos de consulta de causa no orgánica en los centros de salud y de consumo, y de utilización de recursos sociales en la infancia. Con una frecuencia del 8 al 12%, se da más en niños que en niñas, en edades tempranas y con síntomas más graves.

Los síntomas más comunes están relacionados con comportamientos contrarios a los derechos de las otras personas y a las normas sociales establecidas, que producen deterioro en la socialización y aumenta el riesgo de retraso escolar.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico y debe realizarse de manera precoz, ya que mientras más tarde se haga empeora el pronóstico. La prevención reduce la probabilidad de aparición del trastorno o frena la progresión de los síntomas.

En cuanto a la etiología o causa de estos trastornos hay tres planteamientos: son un reflejo de la sociedad, un reflejo de la propia naturaleza humana o son una expresión de un estado de enfermedad, posiblemente la causa sea una interacción entre las tres.

Uno de estos trastornos es el TDAH, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, del que ya se habló en un post anterior.  Otros dos trastornos, de los más frecuentes, son el Trastorno Negativista Desafinate y el Trastorno Disocial.

El trastorno negativista desafiante.

Este trastorno tiene un patrón de comportamiento desafiante hacia las figuras de autoridad, junto con discusiones, negativa a cumplir sus responsabilidades y enfados con otros niños o con los adultos. Estas conductas tienen que crear dificultades en varios contextos, en casa y en el colegio, por ejemplo, durante al menos 6 meses.  La frecuencia es de entre el 3 y el 8%, y la edad de aparición está entre los 8-10 años, pudiéndose observar en edades más tempranas.

Son conductas típicas en este trastorno el comportamiento hostil y  desafiante dirigido habitualmente hacia las figuras de autoridad, y son menos graves que en el trastorno disocial, no apareciendo agresiones físicas ni transgresiones serias de las normas. Se puede presentar junto a otros trastornos, siendo el más frecuente el TDAH, de hecho, más de un 30% de niños con este trastorno desarrollan con posterioridad un Trastorno Negativo Desafiant

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.