Ir al contenido principal

El reconocimiento de caras: el efecto Thatcher


El reconocimiento de caras es importante ya que son estímulos interesantes desde el punto de vista biológico y sociológico, nos dan información sobre las características de la persona que vemos, su expresión o su estado de ánimo. Una cuestión a dilucidar es si el proceso de reconocer una cara es igual al proceso para reconocer un objeto o si presenta características específicas. Otra cuestión será la de si reconocemos los componentes por separado: ojos, boca, nariz, o como un conjunto perceptivo, y esto aún no está muy claro. Por ejemplo, algunos investigadores han realizado pruebas en las que llegan a la conclusión que cuantas más características diferentes tienen varias caras, menos se tarda en decidir si son iguales o diferentes. Parece ser que en el reconocimiento de caras se analizan sus componentes para presentar a continuación un único elemento global.
En cuanto a si utilizamos los mismos mecanismos que para el reconocimiento de objetos, aún no hay acuerdo, pero los indicios se inclinan a que podría ser un tipo especial de reconocimiento visual, por la importancia biológica y sociológica, como decía antes.
En el campo de la neuropsicología, una lesión en el girus fusiforme del cortex inferotemporal en el hemisferio derecho puede causar prosopagnosia, o incapacidad para reconocer caras, pero no afecta al reconocimiento de objetos. Así mismo, una lesión en el hemisferio izquierdo causaría el trastorno contrario, no se reconocerían los objetos pero sí las caras. Este tipo de estudios confirman que sí hay mecanismos específicos en el reconocimiento de caras.
La dos fotos de arriba corresponden al efecto Thatcher y en este enlace se puede apreciar como cambia nuestra percepción al girar la foto de la derecha. En esta otra página se hace el montaje con una foto de Obama, quizás más impactante que la de Thatcher. Este efecto podría explicar que cuando vemos la foto al revés analizamos primero los elementos que la constituyen, la boca, los ojos, por ejemplo, que en el caso de la foto de la derecha están colocados en la posición correcta, al contrario que el resto de la foto, para después ver la cara como un todo y hacernos una idea de cómo es la foto o de qué personaje se trata, por eso no nos parece grotesca.
Psicología-Psychology blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.