Ir al contenido principal

AFRONTAR EL DESPIDO LABORAL

¿Cuáles son las claves para afrontar un despido? Lamentáblemente la situación en España es bastante mala desde el punto de vista económico (y moral, pero este es otro asunto). Nuestras emociones más negativas salen a la luz y debemos de disponer de herramientas adecuadas para afrontarlo. Siguiendo la línea de la psicología laboral y del autor Marcos Chicot,  las claves para superarlo serían: Proactividad, optimismo, emociones e ideas forman parte del proceso.

Proactividad. El mejor inicio para afrontar dicha situación es la proactividad, es decir, mantener la mente ocupada por medio de la búsqueda de empleo, búsqueda que se debe de realizar con optimismo pues nos enseñará a valorar qué es lo que queremos y lo que necesitamos. Es decir, hacer algo.

Marcos Chicot, autor del libro “¡Me han despedido! Afrontar constructivamente el desempleo” y especialista en psicología laboral, nos ofrece una serie de consejos que debemos de tener en cuenta para la búsqueda de empleo:



  • Marcarnos objetivos a corto y medio plazo.



  • Ampliar las relaciones sociales y laborales para que la búsqueda sea más factible.



  • Realizar actividades y no dejar la agenda en blanco para animarnos y motivarnos.



  • Pensar en positivo.



  • Realizar cursos de formación.



  • Actualizar nuestro currículum e incluir las responsabilidades que ejercíamos en el puesto anterior. Así mimo, realizar una carta de presentación o motivación.



  • Entrenarse para las entrevista de trabajo: Aptitudes, presencia, estudiar diferentes fórmulas de respuestas a las posibles preguntas, etcétera.


Cambios positivos. Tenemos que entender esta situación como un proceso de cambios, cambios positivos y de los cuales nos van a brindar la oportunidad de hacer aquello que siempre hemos deseado hacer. Así mismo, debemos de aprovechar nuestro nuevo tiempo en formación, idiomas o especializaciones.

Debemos de aprender a dejar escapar las ideas negativas y los adjetivos descalificativos hacia nuestros exjefes. No podemos buscar culpables, pues no seremos capaces de ver más allá de lo que tenemos sobre la mesa, así que debemos de mirar hacia el futuro y valorar todo aquello que antes no podíamos dedicar.

Finalmente, hay que escuchar nuestras emociones: tenemos que entender que lo que sentimos es normal, forma parte del proceso y que es la hora de cambiar.

La palabra crisis significa cambio, el cambio puede ser positivo o negativo. Pero si desde el principio abordamos esta nueva situación como un cambio positivo, un cambio en el cual nos permite decidir donde queremos estar, qué queremos hacer y nuevos planes para nuestra vida, hará que la superación del despido laboral y sus consecuencias sea mejor afrontada, conduciéndonos a un objetivo: la búsqueda de empleo. (Publicación de saralaso.com, con licencia Creative Commons)

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.