Ir al contenido principal

UN ERROR FUNDAMENTAL Y OTROS ERRORES


El error fundamental es la tendencia a atribuir la conducta de los demás exclusivamente a motivos personales internos, como un determinado carácter de la personalidad, dando poco peso a los motivos externos, como los factores sociales y ambientales que han podido influir en el comportamiento observado. Así, por ejemplo, suponemos que una persona tiene mal humor cuando puede que su comportamiento se deba a que tiene algún problema en su trabajo o se ha quedado en paro. Este error se puede explicar porque la conducta es lo primero que observamos en los demás, es la primera información que obtenemos de ella, considerándose a las circunstancias o la situación como un mero fondo. Otra explicación puede ser según la “hipótesis del mundo justo”, que teoriza que las personas obtienen lo que se merecen y merecen lo que obtienen, se atribuyen fracasos a causas internas más que a externas, (Melvin Lerner, 1977).


El sesgo o error del falso consenso es la tendencia a considerar que la forma de actuar o de pensar propia es generalizable a las demás personas, consideramos que el grado de acuerdo con los demás es mayor al real en cuanto a opiniones, creencias, valores o predilecciones. Se juzga la opinión de las demás personas que están más cerca a nosotros y que tienen opiniones similares a las nuestras. Bien porque los elegimos o porque los conocemos en lugares afines y son los que están "disponibles", tenemos los amigos que tenemos y sus opiniones o gustos son similares a los nuestros, por eso es normal que coincidan. Un ejemplo de este sesgo o error cognitivo sería pensar que todo el mundo está en contra del Gobierno porque en un "sondeo" entre nuestros amigos todos lo están, cuando en realidad puede ser que nuestro circulo de amistades que tenemos sí coincidan con nuestra opinión pero el resto no (puede que todos nuestros amigos estén en paro, por ejemplo)

Otro efecto común es el efecto actor u observador, similar al primero, que es la tendencia a atribuir las acciones propias a circunstancias ajenas a nosotros, a factores disposicionales o propios de la situación, mientras que  un observador de estas mismas acciones las atribuiría a disposiciones personales nuestras. Si nos ponemos en una determinada situación, por ejemplo un accidente de tráfico, tendemos a atribuir a los demás causas personales en mayor medida que a nosotros mismos en esas circunstancias.Foto: Flickr.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

La competencia de trabajo en equipo

¿Te gusta trabajar solo o prefieres trabajar en equipo? ¿piensas que se trabaja igual individualmente y en equipo?  ¿crees que son necesarias las técnicas de  Team Building  y de  motivación laboral ? En este artículo te explico lo que es la competencia de trabajo en equipo. Los cambios que han experimentado las organizaciones en las últimas décadas -cambios estratégicos, económicos y tecnológicos- está provocando que la manera de trabajar sea más colaborativa o cooperativa entre los trabajadores que las integran. La complejidad de las organizaciones y del mundo laboral en general generan diferentes situaciones que requieren diversidad de habilidades, adaptabilidad y altos niveles de conocimiento, y el trabajo en equipo es el modelo óptimo para conseguir la ventaja competitiva  en la empresa que permite aumentar la productividad, la innovación y la satisfacción en el trabajo. La colaboración y cooperación entre los miembros de la organización son necesarias para realizar las tareas, p

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Orientación psicológica o psicoterapia

                                                          No es lo mismo orientación psicológica que psicoterapia. La orientación es una ayuda prestada por un profesional sobre un tema en concreto, actividades o situaciones determinadas a las que no se sabe enfrentar una persona, en diversos ámbitos de su vida como la familia, la pareja o el trabajo. Esta situación de conflicto puede generar ansiedad u otros síntomas molestos que puede agravarse llegando a una psicopatología, y para esto sí vale la psicoterapia. La psicoterapia se usa cuando aparecen trastornos emocionales que se han vuelto crónicos y que afectan al que acude a una consulta de un psicólogo.   Por eso, se puede decir que la orientación psicológica tiene un objetivo de mantener la salud mental y lograr un equilibrio del funcionamiento psicosocial manteniendo una autoconfianza y autocomprensión a un nivel adecuados, consiguiendo que nuestras habilidades sociales y personales se desarrollen con normalidad.  Situaci