Ir al contenido principal

El problema de los taxis

La psicología estudia el razonamiento distinguiendo entre razonamiento deductivo y razonamiento inductivo. El primero es el que parte de unas premisas para alcanzar una conclusión, siendo ésta irrefutable con respecto a las primeras, un ejemplo sería “si es lunes me pongo la camisa blanca/ es lunes/ por lo que me pongo la camisa blanca”. En el segundo el argumento o la conclusión a la que se llega es sólo probable, será más o menos fiable en una determinada probabilidad.


Con esta base se compara el rendimiento humano con los modelos deductivos e inductivos, encontrándose que se producen errores o sesgos como el siguiente:


El problema de los taxis, de Kahneman y Tversky:


En una ciudad hay dos compañías de taxis, los de color azul y los de color verde, siendo el 85% azules y el resto, un 15%, verdes. Un día hubo un accidente y el causante, que era taxista, se dio a la fuga. La policía encontró un testigo que aseguró que el taxi que provocó el accidente era verde. A este testigo se le hizo un prueba de memoria en la que se estimó que en un 80% de los casos podría recordar correctamente el color de los coches, y en un 20 % no.


Pregunta: ¿De qué color crees que es más probable que sea el taxi que se dio a la fuga?


La mayoría de las personas responden que el taxi será con mayor probabilidad verde, cuando, haciendo cuentas, la probabilidad mayor es azul, ya que la mayoría de ellos son azules (85%).


Esto es así porque normalmente nos apoyamos en los testigos o testimonios de otros que en los datos fiables que tenemos. Se le da más relevancia a un información que a otra. Se considera más relevante al probabilidad de acierto del testigo (85%).


Si cambiamos el primer enunciado por “el 85%  de los taxis que tienen accidentes son azules”, entonces sí nos fijaríamos en estas probabilidades iniciales para responder al problema. Foto de Flickr


Sigue PSICOBLOG en las redes sociales para estar al día de todas las actualizaciones

Comentarios

  1. También puede ser confuso porque el color azul puede ser confundido con el verde. 2 colores que hay gente que no los sabe diferenciar, y a si ademas estuvo presente en el accidente ya ni te cuento.. jejej

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.