Ir al contenido principal

Ilusiones perceptivas


La percepción es uno de los procesos mentales más importantes del hombre, pero, al contrario de lo que normalmente se piensa, la percepción no es una copia literal de la realidad, sino que debemos construir esa realidad dentro de nosotros. Un ejemplo de esto es la figura de la bailarina (en este post ya se vio), es una interpretación activa de lo que captan sus sentidos. Por eso, junto a los factores sensoriales intervienen también elementos de la experiencia o subjetivos.


En el caso de las ilusiones, la anomalía que se da es una percepción errónea de un objeto observado, un ejemplo sería la ilusión de Müller-Lyer (en la foto) que por más que la miremos una y otra vez siempre llegamos a la conclusión de que la línea superior más larga que la inferior, y sólo podemos desconfirmarlo haciendo una medición. No sólo las hay visuales, también se dan en otros sentidos como cuando oímos la voz de alguien conocido entre un grupo de personas desconocidas.


Tipos de ilusiones serían la pareidolia, que consiste en reconocer algo familiar en un objeto ambiguo, como por ejemplo cuando vemos caras en el perfil de una montaña o la sensación de presencia (como en el Sexto Sentido, la película).


Este tipo de anomalías, que en principio son normales (es decir, no son patológicas), pueden aparecer en estados de miedo y ansiedad, esquizofrenia y trastornos mentales de origen orgánico, debido a que los umbrales perceptivos están más bajos de lo normal y tienen su importancia porque ayudan a determinar un posible estado emocional elevado o disfuncional.

Síguenos en

 Twitter @el_homosapiens 

 Facebook @ipsicologo
Instagram @gab_flow.and.enjoy 
Canal en Telegram

Comentarios

  1. luis evelio aguirre giraldo11 de septiembre de 2018, 16:03

    La ilusión es un suceso que pasó y realmente no quedo nada. La ilusión es una terquedad humana que busca recordar la vida pasada y quiere la permanencia de la mente en el pasado y el futuro. Costumbre aprendida bajo la extensión del experimento de Pavlov a un “eterno” recuerdo.
    La realidad es lo único que permanece. Quienes tienen ilusión? Sólo aquellos que tenemos los deseos cuya permanencia es dudosa. La ilusión es herramienta de toda la ideología que quiere permanecer en el subconsciente humano y así ejercer su dominio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.