Ir al contenido principal

Diferencias entre hombres y mujeres en la depresión

mujer con manos en la cara

Según las estadísticas las mujeres tienen casi el doble de probabilidades de sufrir depresión que los hombres (un 20% en mujeres frente al 10% en hombres), mientras que en el resto de trastornos mentales como la esquizofrenia o el trastorno obsesivo compulsivo la proporción se iguala entre ambos. Aunque todavía no ha certeza del por qué de estas diferencias, se cree que intervienen factores biológicos: los desajustes hormonales que sufren las mujeres especialmente en la etapa del desarrollo, la menstruación, el embarazo o la menopausia. Estos desajustes también vienen acompañados de factores sociales, psicológicos y culturales, que pueden influir en el detonante o el mantenimiento de los desajustes biológicos del cerebro. Otros factores a añadir son las diferencias en el trabajo, reparto de tareas en la casa y la dependencia económica.

También hay que tener en cuenta los factores cognitivos, las mujeres son más propensas a consultar con el médico y ha hablarle de sus problemas (también los médicos tienden a diagnosticar más la depresión en mujeres que en hombres, los hombres se refugian, cuando tienen un problema, en el alcohol, las drogas, o mostrando ira.

El National Institute of Mental Health de EE.UU. realizó un estudio para averiguar si los hombres reconocían la depresión igual que las mujeres y si acudían con la misma frecuencia que las mujeres. Una de las conclusiones del estudio es que ellos describieron síntomas que no reconocían como de la depresión, tales como dolores de cabeza, trastornos digestivos, dolores crónicos, que están asociados a la depresión. También temían que el hecho de que los demás pudieran saber que padecían esa enfermedad les podría perjudicar tanto en el trabajo como en su entorno familiar.

El hecho de que se estén descubriendo factores biológicos también está propiciando que los hombres cambien su modo de enfocar la depresión, pasando de verla como una debilidad emocional a un enfermedad biológica, esto se traduce en que piden más ayuda médica. Foto: Flickr

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.