Ir al contenido principal

El efecto Ringelmann en el trabajo grupal

Ringelmann¿Se rinde más trabajando en grupo o individualmente?

Las tareas en grupo se pueden clasificar, según expuso Steiner en 1972, en tareas divisibles, donde los integrantes realizan subtareas en las que se puede dividir el trabajo; y tareas unitarias, en las que la tarea no se puede dividir. Según sean de maximización o de optimización, se destaca el aspecto de la cantidad o de la calidad, respectivamente. Y según los aportes individuales, las tareas se pueden dividir en aditiva, cuando la producción total es la suma de las individuales; tareas compensatorias, cuando son el promedio de los aportes individuales; disyuntivas, cuando se selecciona una en concreto de entre todas las individuales, como en una toma de decisión; y conjunta, cuando en producto grupal depende de la frecuencia o desempeño del miembro más lento o menos capaz (una cadena de montaje)

Un ingeniero francés llamado Maximilien Ringelmann, allá por el año 1913, realizó unos estudios para averiguar la eficacia en las tareas agrícolas en los que observó que cuando un grupo de personas tiran de una cuerda, la cual estaba atada a un instrumento que media la fuerza de tracción, cuando mayor era el grupo de personas menor era la fuerza que empleaban para tirar. Demostró que el esfuerzo de un grupo disminuía, al contrario del dicho popular de "la unión hace la fuerza" (aquí intervendría otro tipo de motivación), cuando se trata de tareas aditivas. También se repitió el experimento tapando los ojos a los participantes, para que no pudieran saber si estaban tirando, resultando que a los que se les decía que estaban tirando junto a otros tiraban con menos fuerza. Más tarde se hicieron experimentos en los que se midieron no sólo la fuerza física sino también otros aspecto como la creatividad en grupo, la producción de aplausos en un espectáculo (Latané, Williams y Harkins, 1979) y la natación por relevos.

Dos fueron las explicaciones que se dieron a este fenómeno: por un lado la pérdida de coordinación, los integrantes del grupo no combinan bien sus contribuciones individuales para que el esfuerzo común sea, como mínimo, la suma de las aportaciones individuales. El segundo factor posible es la falta de motivación, que se reduce cuando se pasa de la consideración de individuo a los procesos de interacción, esto es lo que se conoce como holgazanería social, ya explicado es un post anterior, y que influye en mayor medida que el primero. Foto de Flickr

Sigue las novedades de PSICOBLOG en tu red social favorita

Comentarios

  1. Es algo contradictorio con lo que observamos en la realidad. En cualquier caso me ha interesado ver este enfoque totalmente distinto a lo que podría pensar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.