Ir al contenido principal

Tener una palabra en la punta de la lengua (TPL).

tpl

Nos pasa muchas veces que queremos decir el nombre de una persona o un objeto y no nos sale, por más que pensemos y busquemos en nuestra memoria, a pesar de tener la sensación de que estamos a punto de decirla, es el fenómeno denominado "tenerlo en la punta de la lengua". Sabemos que conocemos la palabra pero no la podemos nombrar. También pasa que conozcamos por qué letra empieza o cuántas sílabas tiene. Parece que es un fenómeno universal, que incluso les pasa a los niños de dos años (Elbers, 1985) y que aumenta con la edad. Curiosamente se da más en personas bilingües (Gollan y Acenas, 2004).

Esta imposibilidad de decir la palabras se debe a un problema en el acceso léxico, en el proceso de producción del habla, en la primera fase en la que ya sabemos lo que vamos a decir y cuando vamos a buscar la palabra (su pronunciación) no la "encontramos". Somos conscientes del significado de una palabra pero no podemos acceder temporalmente a sus sonidos. El proceso de producción del habla se divide en tres fases: conceptualización, donde se determina que información es la que se va a decir, formulación, que es transformar ese pensamiento a un código lingüístico, en donde se incluye la elección de las palabras (lexicalización), cómo vamos a juntar esas palabras (la planificación sintáctica) y la codificación fonológica, es decir, cómo convertimos las palabras en sonidos; y una tercera fase denominada ejecución, que es la planificación articulatoria y fonética detallada de lo que vamos a decir, terminando con la articulación.

La teoría más aceptada es que se debe a un debilitamiento entre los sistemas semánticos y el fonológico, con un déficit en la transmisión de la activación del nivel semántico (cuando pensamos en la palabra que vamos a decir) y el nivel fonológico (que nos dice como se pronuncia una determinada palabra). Esto encajaría muy bien en el hecho de que se de más en personas bilingës: tienen un mismo almacen semántico pero los vínculos con el sistema fonológico son más débiles porque hablan cada idioma sólo durante una parte del tiempo que hablan. Foto: Flickr

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.