Ir al contenido principal

Cuando eres demasiado optimista: el Principio de Pollyanna.

dadosPollyanna es una novela de Eleanor H. Porter publicada en el año 1913 en la que su protagonista, una niña del mismo nombre, veía siempre el lado positivo de las cosas, como si se tratase de un juego. El libro tuvo tanto mucho éxito que se acuñó un nuevo término en inglés, se usa Pollyana para designar a una persona que es optimista de forma exagerada.

El principio de Pollyanna es la tendencia a la sobreestimación de las probabilidades de ocurrencia de una alternativa, por ejemplo, se da en los juegos de azar o loterías, se sobreestima la probabilidad de que toque el premio, hay una exceso de confianza. A todos nos ha pasado alguna vez, incluso jugando a la Primitiva, aunque la probabilidad de acertar 6 números sea de 1 entre 14 millones, y lo fácil que parece.

Cuando se estima una probabilidad en la vida real, como la satisfacción al elegir un coche en lugar de otro, o elegir una carrera, por ejemplo, se emplean heurísticos o reglas sencillas a modo de atajo usadas cuando el problema es complejo o la información disponible está incompleta. Se usan los heurísticos por las limitaciones de nuestro sistema cognitivo, si no fuera así, no nos harían falta y podríamos realizar razonamientos sin errores. Así, se suele dar la misma probabilidad de ocurrencia a las distintas probabilidades, se eligen las alternativas con el mejor resultado, o la mejor de las peores. Otras veces se opta por una opción intermedia, se intenta reducir al mínimo el arrepentimiento después de la elección, o se elige la alternativa que ya conocen porque les resultan familiar. Foto de Flickr.com

 

Comentarios

  1. […] principio de Pollyanna es como los psicólogos llaman a la manera que tiene la gente de recordar y describir las cosas en […]

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.