Ir al contenido principal

Qué parte de tu cerebro es la que entiende (o no) los chistes.

homodefectus chistesEl hemisferio izquierdo es el responsable del lenguaje verbal, de la habilidad lingüística, de la capacidad de análisis, de la resolución de problemas matemáticos, así como de la memoria y el pensamiento lógico y racional. Pero a veces utilizamos para expresarnos un lenguaje figurativo, distinto del lenguaje literal. Para ser corteses, por ejemplo ¿me puedes pasar la sal? (evidentemente sé que puedes pasarla, pero es más cortés que decir "pásame la sal"), para dar efecto, para ser creativos o en el humor.

Entre los lenguajes figurativos están la metáfora, en la que se hace una comparación combinando dos conceptos relacionados para lograr un determinado efecto, por ejemplo: tus ojos son dos luceros o tus cabellos de oro -y otros piropos en desuso. Para construir una metáfora debe de haber una conexión entre las palabras claves, que no pueden ser ni demasiado parecidas ni demasiado distintas -como rubio y oro u ojos grandes y luceros.También en el humor usamos el lenguaje figurativo o abstracto para entenderlo. En el estudio de pacientes con lesiones en el hemisferio derecho se ha sabido que es éste, que en principio no se ocupa del lenguaje sino que tendría más un papel importante en las facultades viso-espacionales, holísticas, las emociones y las habilidades visuales y sonoras como las artísticas y musicales, el que se encarga de la función de comprender los sarcarmos, las metáforas y el humor, ya que estos pacientes fallan en la interpretación de señales o de las expresiones faciales.

Los psicólogos Prathiba Shammi y Donald Stuss llevaron a cabo un estudio de seguimiento en la Universidad de Toronto (1999). Midieron las reacciones de un grupo de sujetos de control a una serie de chistes verbales y no verbales. Luego tomaron las bromas que la mayoría de los sujetos habían calificado como "sin ambigüedad humorística" y las mostró a 21 pacientes que habían sufrido daños en una parte diferente de sus lóbulos frontales. Los resultados, publicados en la revista Cerebral en 1999, eran tan inequívoca como los chistes: Los pacientes que tenían dañados los lóbulos frontal derecho tenían los peores sentidos del humor. "No había ningún problema en la lógica simple," escribieron los psicólogos. "Cuando sea necesario para proporcionar una conclusión lógica de una historia no humorístico, seleccionaron correctamente el final lógico." Pero cuando se le preguntó al terminar una historia divertida, estos pacientes lo único que mostraron fue sorpresa.

La mayoría de los pacientes de Stuss y de Shammisin  tenían un área dañada en el lóbulo frontal conocido como la corteza prefrontal ventral medial. Más recientemente, la misma área ocupó un lugar destacado en un estudio relacionado publicado en Nature Neuroscience por Vinod Goel y Raymond Dolan. Los investigadores tomaron 14 individuos con cerebros no deteriorados y les pidieron que escucharan una serie de bromas semánticas y fonológicas. A medida que los sujetos escucharon, sus cerebros fueron escaneados con imágenes de resonancia magnética funcional, que siguió su actividad mental. Como era de esperar, los chistes semánticos iluminaron el lóbulo temporal posterior del cerebro, donde se encuentra la red semántica, las bromas fonológicas iluminaron el lóbulo temporal derecho, donde se procesan los significados de las palabras alternativas. Pero, independientemente del tipo de broma, la corteza prefrontal ventral medial de los sujetos siempre estaba iluminada. "Si usted encuentra la broma divertida, la corteza prefrontal ventral medial se activa, y si usted no lo encuentra gracioso, no se activará", dice Goel. Y cuanto más divertido sea el chiste, mayor será la actividad.

Fuente: Wikipedia, Wireheading.com Viñeta del gran humorista gráfico Zapa en homodefectus

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.