Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Afronta las peores situaciones

¿Tiene tu jefe el síndrome del impostor?

Lee más aquí: http://ipsicologo.com/2014/04/el-sindrome-del-impostor.html

Lo importante es el camino que tienes por delante

El componente psicológico en la alta competición.

El papel que juega el aspecto psicológico en las competiciones tiene cada vez una mayor relevancia. Reconocer las debilidades del rival se vuelve en ocasiones tan importante como explotar las propias virtudes. Uno de los factores que ahí entra en juego es la habilidad de cada uno para ser capaz de detectar en su contrincante cualquier gesto que delate su situación o su estado de ánimo en ese momento. Uno de los ejemplos más evidentes de esto lo podemos encontrar en el póker. Aunque mucha gente piensa erróneamente que este es un juego de azar, eso es algo que solo puede considerarse decisivo en las primeras etapas de los jugadores. En ese momento, durante el proceso de aprendizaje, se intenta jugar bien las cartas recibidas y sacar el mayor beneficio de ellas. Si el juego se basa en esto y se hace de forma correcta, saldrá victorioso quien haya sido más afortunado en el reparto. En la alta competición el azar pasa a un segundo plano. ¿De que otra forma sino podría explicarse que los gra

En la medida exacta

Pierde el miedo a salir de tu zona de confort

  ¿Qué es lo que deseas para ti en el futuro? ¿qué se nos pasa por la cabeza cuando se nos presenta una oportunidad de cambio? La zona de confort es el "espacio" donde nos encontramos cuando dominamos una situación concreta, conocida y cómoda, aunque no sean agradables -por ejemplo, que tu jefe te grite o te critique tu trabajo injustamente; los ratos de ocio con tu pareja e incluso las discusiones, también son zonas de confort. Tus hábitos, tus rutinas, habilidades y conocimientos también están incluidas en esta zona.

La vida es como te la tomas

Lee algo más aquí 

Cuanto más mayores somos más rápido pasa el tiempo

A medida que transcurren los años con más frecuencia oigo -o hago- el comentario "cómo pasa el tiempo", "ya mismo está otra vez aquí el verano" con los amigos o en el trabajo. Todos coincidimos que cuanto más mayores somos más rápido pasa el tiempo, sin embargo, cuando éramos niños un verano era media vida y el curso escolar se nos hacía larguísimo, ahora las semanas pasan volando, el verano pasa rápido, otra vez Navidad, semana santa y otra vez verano.