Ir al contenido principal

Nuevo estudio sobre el síndrome del acento extranjero

Síndrome acento extranjeroLos que vivimos en zona turística estamos acostumbrados al acento extranjero de nuestros vecinos, mucha más gracia nos hace el acento andaluz de un extranjero hablando español. Pero existe un síndrome (llamado del acento extranjero SAE) que hace que el que lo padece pronuncie como si fuera una persona de fuera.

Este síndrome afecta a unas cuarenta personas en España y se trata de una enfermedad rara. No afecta a otras habilidades lingüísticas como la corrección léxica y gramatical y la inteligibilidad.

El primer caso data de 1907, y fue el neurólogo francés Pierre Marie el que hizo una primera descripción científica. Ahora, en la Universidad de Málaga un equipo multidisciplinar trabaja en el diseño de un tratamiento en base a técnicas neurológicas y lingüísticas.

Según recoge agenciasinc.es, este equipo ha publicado recientemente en la revista Neuropsychologia un trabajo, firmado por Ignacio Moreno-Torres, filólogo departamento de Filología Española II y Marcelo Berthier, neurólogo del Centro de Investigaciones Médica-Sanitarias de la UMA (Universidad de Málaga), en el que se realiza un análisis completo de una paciente que presentaba algunos rasgos propios del SAE y con la que estudios anteriores no se obtuvieron resultados satisfactorios.

Se realizaron estudios desde ambas disciplinas: en la lingüística, se analizó la capacidad de comunicación y producción lingüística, y pruebas médicas en el apartado neurológico. Una característica de estos pacientes es la peculiar pronunciación de las sílabas de la "b", la "d" y la "g", que las hacen fuertes, mientras que una persona nativa española las puede pronunciar fuertes o suaves. En estudios de neuroimagen mediante el uso de la resonancia magnética se descubrió pequeñas lesiones que afectaban especialmente a zonas del cerebro relacionadas con la planificación de los mecanismos y que permiten la iniciación del lenguaje y la articulación de las palabras, concretamente al opérculo frontal de la ínsula interior.

Con respecto a cómo afectan estos déficits lingüísticos también se ha investigado el impacto de este síndrome en la comunicación cotidiana y en el perfil psicosocial, hallándose que contaban con un nivel muy reducido de interacción y participación social, además de una disminución de las habilidades relacionadas con la iniciativa de comenzar una conversación o transmitir emociones y estados de ánimo.

Con este estudio sobre esta lesión en esa parte del cerebro se abren las vías para el tratamiento combinado médico-lingüístico, según los investigadores la paciente ha sido tratada de forma satisfactoria con tratamiento farmacológico y ejercicios lingüísticos.

Foto: http://www.flickr.com/photos/gulltaggen/4560758117/

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.