Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

¿Por qué las dietas no suelen funcionar?

  Las dietas alimenticias  ya forman parte de la cultura del siglo XXI, conocemos más de una, y de dos, -como la de las proteínas, la de la alcachofa, etc. También sabemos que más difícil que hacerla y conseguir bajar el peso es mantenerlo. Según la neurocientífica Sandra Aamodt tener éxito en una dieta es cuestión de controlar el hambre y el balance energía gastada-consumo de calorías. Pero lo que poca gente sabe es que estos dos factores están controlados por el cerebro, por lo que nuestra lucha contra la balanza es una lucha de nosotros mismos con nuestro cerebro. Al igual que no pensamos en respirar, o en como debemos mover las piernas para andar, el cerebro también se encarga automáticamente de estimar qué peso es el que necesitamos, esto sería el punto de ajuste, y claro, este punto puede fluctuar en por lo menos 10 kilos, (y esto, lamentablemente, podría coincidir con lo que pensamos que nos sobra) Si iniciamos una dieta y bajamos el consumo de alimento el cerebro pensará que no

Con hambre probablemente discutirás más con tu pareja

El cerebro es órgano que a pesar de ser sólo el 2% del tamaño total de nuestro cuerpo consume el 20% de las calorías totales. Un grupo de investigadores de la Universidad de Amsterdam ha descubierto que un nivel bajo de glucosa en la sangre puede provocar más discusiones de pareja y enfrentamiento. Para evitar las discusiones hay que tener autocontrol, y esto requiere energía en forma de glucosa en sangre, cuando ésta disminuye se pude perder parte de ese autocontrol necesario. Como parte de la investigación se hicieron pruebas con 107 parejas casadas y durante 21 días les midieron la cantidad de glucosa en la sangre dos veces al día. Después de los 21 días las personas con menores niveles de glucosa tenían más estallidos de ira hacia su pareja. otra de las pruebas a las que fueron sometidas fue que se les dio un muñeco de vudú que representaba su pareja y debían insertar agujas en él todos días, según lo enfadados que estuvieran con sus parejas, y al mismo tiempo se realizaban medicio

Cómo hablarle a un niño para que obedezca

La tarea de educar a nuestros hijos es difícil, y más si no vienen con un manual de instrucciones. Tres aspectos importantes a la hora de que un niño obedezca a los padres son: cómo se dicen las cosas, qué se dice y qué hacer si no cumple con lo que se le pide.

Utiliza tu memoria para mejorar tu rendimiento en el deporte

La motivación es el arma perfecta para alcanzar nuestros objetivos en el deporte. Descubrir cómo aumentarla puede ser clave a la hora de parar la ya considerada epidemia de obesidad mundial actual (según datos de la Organización Mundial de la Salud un tercio de los mayores de 20 años tienen sobrepeso y un 11% son obesos, esto se da especialmente en EE.UU).

Casos famosos de creación de recuerdos falsos

  En 1986 Nadean Cool, ayudante de enfermera en Wisconsin, acudió a un psiquiatra en busca de terapia por un trauma que había sufrido por su hija. Durante la terapia el psiquiatra usó hipnosis y otras técnicas sugestivas que sacaron a la luz recuerdos olvidados de abuso que ella misma había experimentado. Logró recordar que había estado en un culto satánico, que había sido violada, que había tenido relaciones sexuales con animales y que había sido obligada a ver el asesinato de un amigo suyo de la infancia. Llegó a creer que había tenido más de 120 personalidades distintas y que había sufrido maltrato y abuso sexual de pequeña. Cuando se dió cuenta que esos recuerdos eran falsos por la inverosimilitud de algunos de ellos demandó al psiquiatra y en marzo de 1997 se resolvió el asunto con una indemnización de más de dos millones de dólares.

Cómo afecta el estrés y los enfados a nuestro cuerpo. Infografía

Vivir estresado o enojado eleva hasta tres mil veces los riesgos para la salud. En esta infografía del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de Guadalajara (Méjico) nos explican las consecuencias y lo que podemos hacer para evitarlas: