Ir al contenido principal

Casos famosos de creación de recuerdos falsos

recuerdos falsos

 

En 1986 Nadean Cool, ayudante de enfermera en Wisconsin, acudió a un psiquiatra en busca de terapia por un trauma que había sufrido por su hija. Durante la terapia el psiquiatra usó hipnosis y otras técnicas sugestivas que sacaron a la luz recuerdos olvidados de abuso que ella misma había experimentado. Logró recordar que había estado en un culto satánico, que había sido violada, que había tenido relaciones sexuales con animales y que había sido obligada a ver el asesinato de un amigo suyo de la infancia. Llegó a creer que había tenido más de 120 personalidades distintas y que había sufrido maltrato y abuso sexual de pequeña. Cuando se dió cuenta que esos recuerdos eran falsos por la inverosimilitud de algunos de ellos demandó al psiquiatra y en marzo de 1997 se resolvió el asunto con una indemnización de más de dos millones de dólares.

Otro caso similar fue el de Beth Rutherfor, al que un consejero de la iglesia "ayudó" a recordar que su padre, un clérigo, había violado a  niños de entre 7 y 14 años, con la ayuda en algunas ocasiones de su propia madre. También con la ayuda del terapeuta consiguió recordar que su padre la había dejado preñada y que abortó, pero en un examen posterior se determinó que ella era virgen y que nunca había estado embarazada, por todo esto fue demandado y ella recibió una compensación de un millón de dólares en 1996.

A no ser que puedan ser corroborados, los recuerdos de abuso infantil son muy difíciles de determinar si son verdaderos o falsos. Muchas investigaciones han demostrado que en algunas circunstancias nuestros recuerdos no son todo lo fiables que pensamos.

En 1970 Elizabeth F. Loftus realizó un experimento sobre el efecto de la desinformación: a un grupo de testigos de un accidente (visionaron imágenes de un accidente simulado) se les sugerió después de ver el vídeo que había  una señal de ceda el paso, cuando realmente lo que salía en el vídeo era una de Stop. Posteriormente, cuando fueron preguntados por los hechos a los que se les sugerió tal señal tendían a decir que sí habían visto la señal de ceda el paso, había conseguido modificar o influir en el recuerdo de algunos participantes.

Esta investigadora llegó a la conclusión que la memoria es fácilmente modificable y que los recuerdos originales se pierden con el paso del tiempo. La mala información o los interrogatorios sugestivos o incluso cuando leemos una información en un períodico puede hacer que modifiquemos lo que recordamos de un hecho de nuestro pasado.

Elizabeth F. Loftus es profesora de psicología y la Universidad de Washington. Su investigación se ha centrado en la memoria humana y el testimonio de testigos en juicios. Ha publicado 18 libros y más de 250 artículos científicos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.