Ir al contenido principal

¿Por qué las dietas no suelen funcionar?

dietas-sushi

 

Las dietas alimenticias  ya forman parte de la cultura del siglo XXI, conocemos más de una, y de dos, -como la de las proteínas, la de la alcachofa, etc. También sabemos que más difícil que hacerla y conseguir bajar el peso es mantenerlo.

Según la neurocientífica Sandra Aamodt tener éxito en una dieta es cuestión de controlar el hambre y el balance energía gastada-consumo de calorías. Pero lo que poca gente sabe es que estos dos factores están controlados por el cerebro, por lo que nuestra lucha contra la balanza es una lucha de nosotros mismos con nuestro cerebro.

Al igual que no pensamos en respirar, o en como debemos mover las piernas para andar, el cerebro también se encarga automáticamente de estimar qué peso es el que necesitamos, esto sería el punto de ajuste, y claro, este punto puede fluctuar en por lo menos 10 kilos, (y esto, lamentablemente, podría coincidir con lo que pensamos que nos sobra)

Si iniciamos una dieta y bajamos el consumo de alimento el cerebro pensará que nos podemos morir de hambre, y no entenderá que estamos a dieta (porque esto es un concepto nuevo en la evolución del hombre), por lo que hará todo lo posible por que volvamos a nuestro peso "ideal".

La reacción del cerebro es que los músculos queman menos energía, para ahorrarla, ya que el aporte es menor del exterior. Esto podría explicar por qué hay gente delgada que come mucho y no engorda, y por qué se recupera tan pronto el peso después de terminar la dieta.

Lo malo de todo esto es que el punto de ajuste puede subir, y de hecho con el paso de los años sube, pero no suele bajar, y aún peor es que las dietas podrían contribuir a que esto pasara. Con el aumento de peso paulativo el cerebro puede "pensar" que ese es el peso adecuado que se va ajustando al alza.

Lo que propone Sandra Aamodt es que pasemos de ser comedores controladores a comedores intuitivos, es decir, que seamos conscientes de que el exceso de alimentación es nocivo para nuestro cuerpo, y en mayor medida que, por ejemplo, otros malos hábitos como el tabaco o el sedentarismo. Que seamos conscientes de que a los cinco años de iniciar una dieta la mayoría de las personas están mas gordas que al principio de hacerla. y de ser conscientes de cuándo tenemos hambre de verdad y cuándo estamos saciados para parar de comer. Se trataría de ir conociendo las señales de nuestro cuerpo, lo que ella llama mindfull eating (atención plena en la comida) para comer y dejar de comer porque ya estamos saciados en lugar de controlar lo que comemos, la energía que gastamos y nuestro peso a diario.Foto de Nick Nguyen

En este vídeo podéis ver la charla de TED completa:

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.