Ir al contenido principal

Señales de advertencia de la enfermedad de Alzheimer

Síndrome acento extranjeroLa enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia -del 60 al 80% de los casos de demencia- que conlleva la pérdida de memoria y de otras habilidades intelectuales, cambios en la forma de pensar y cambios en el carácter o la manera de comportarse. Otros síntomas son confusión, desorientación en lugares conocidos, colocación de objetos fuera de lugar y problemas con el habla o la escritura.

Algunas señales de la aparición de esta enfermedad cerebral son:

Cambios en la memoria que dificultan la vida cotidiana. Primero se olvida la información recién aprendida, o hechos recién ocurridos, se pide la información repetidamente y se depende de sistemas de ayuda a la memoria externos como hoja de notas o agendas en el móvil.

Dificultad para planificar o resolver problemas. Esto se nota cuando se va a hacer una receta o al hacer las cuentas de la economía familiar. Se puede tener problemas para la concentración y se tarda más en hacer tareas intelectuales.

Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre. Para llegar a un lugar conocido, para administrar un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego muy conocido.

Desorientación de tiempo y lugar, se olvidan las fechas, estaciones y el paso del tiempo. Puede que se olviden donde están y cómo llegaron allí.

Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente. Puede tener dificultad en leer, juzgar distancias y determinar color o contraste, lo que puede causar problemas para conducir un vehículo, por ejemplo.

Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o la escritura. Problemas en seguir una conversación, parándose en mitad de la misma sin saber cómo seguir.

Colocar objetos en un lugar distinto y pueden acusar a los demás de robarles.

Disminución o falta del buen juicio. Es posible que regalen grandes cantidades de dinero a personas que venden productos y servicios por teléfono. Pueden prestar menos atención al aseo personal.

Perdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales.

Cambios en el humos o la personalidad. Pueden cambiar su personalidad llegando a ser confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. Se enfadan fácilmente.

Vía: alz.org Foto: Flicrk

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos , diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación , que tienen efectos motivadores , es decir, movilizan para la acción, y una finalidad : la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar la dejo a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria .

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

(Artículo de profesional colaborador) Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.