Ir al contenido principal

Engagement y flow en el trabajo

engagement
Pasamos un tercio de nuestra vida en el trabajo, por eso es importante que nuestra experiencia laboral sea lo más placentera posible. Se suelen distinguir dos tipos de organizaciones: las organizaciones saludables y las tóxicas.

Las organizaciones saludables son aquellas que invierten esfuerzos de colaboración, sistemáticos e intencionales para maximizar el bienestar de los empleados y la productividad, mediante la generación de puestos bien diseñados y significativos, de ambientes sociales de apoyo y mediante las oportunidades equitativas y accesibles para el desarrollo de la carrera y del balance trabajo-vida privada (definición de Wilson, DeJoy, Vandenberg, Richardson y McGrath, 2004). Además, no se olvida la parte de la psicología tradicional que se ocupa de otros aspectos como el estrés y la promoción de la salud laboral.

Se da tanta importancia al bienestar de los empleados como a la consecución de buenos resultados en la empresa. Y entre ambos existe una correlación positiva: los efectos de factores psicosociales positivos tendrán consecuencias positivas para la organización.

Según Salanova (2009), una organización saludable desarrolla prácticas saludables de estructurar y gestionar los procesos de trabajo que influirán en el desarrollo de empleados saludables y resultados saludables, interaccionando estos tres elementos e influyéndose mútuamente.

Cuando se promueven puestos de trabajo y acciones que mejoran y consiguen empleados saludables, se tienen empleados caracterizados por la autoeficacia, el optimismo, la resiliencia o resistencia y superación de los problemas y el engagement.

El engagement, término muy utilizado en estos últimos años, hace referencia a un estado afectivo positivo de plenitud que tienen los empleados saludables y que se caracteriza por el vigor -altos niveles de energía y activación mental en el trabajo-, la dedicación -actitud entusiasta y orgullosa-y la absorción en el trabajo -estado de concentración, de sentimiento de que el tiempo pasa rápidamente y de dificultades para desligarse del trabajo. Más o menos todo lo contrario a Bournout o síndrome de estar quemado en el trabajo.

Sin embargo, el flow es un proceso más puntual y relacionado con características o tareas concretas del trabajo. Cuando un trabajador trabaja con flow se siente motivada y capacitada para realizar una actividad concreta que le resulta además desafiante.  El empleado permanece totalmente concentrado, se esfuerza al máximo, desarrollando todo su potencial para conseguir realizar la tarea con el mejor resultado, y sobre todo, sintiendo que controla la situación.

Foto: Sean McEntee, de Flickr

Referencia: PSICOLOGÍA DE LAS ORGANIZACIONES, Amparo Osca Segovia, Francisco José Palací Desclas, Gabriela Topa Cantisano, Juan Antonio Moriano León, Ana María Lisbona Banuelos.IBSN:978-84-92948-57-4

 

 

 

Comentarios

  1. Buenos días,
    Mi nombre es Mónica, soy estudiante de Periodismo en la universidad Francisco de Vitoria.
    estamos comenzando un nuevo proyecto llamado 'Compartiendo Inquietudes' y el tema que estamos tratando ahora es el del Engagement en el trabajo. Les escribía para pedirles permiso porque he visto un artículo relacionado con este asunto y nos gustaría compartirlo en nuestra página, por supuesto a su nombre.
    Muchas gracias,
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.