Ir al contenido principal

10 mitos falsos sobre la hipnosis

 

Hay muchas creencias falsas sobre la hipnosis, gran culpa de esta mitificación la han tenido los shows televisivos que muestran a hipnotizadores que se hacen con el control de los voluntarios que salen al escenario y pierden la consciencia y la vergüenza haciendo cosas que en circunstancias normales no harían.

El psicólogo Michael Yapko publicó en 1995 el libro Essentials of hypnosis, y expuso los estereotipos de la hipnosis. Michael Yapko definió la hipnosis como un proceso de comunicación influyente en el cual el operador saca y guía las asociaciones internas del paciente a modo de establecer o reforzar asociaciones terapéuticas en el contexto de una relación mutuamente responsiva y colaborativa y orientada a una meta (Wikipedia.org)

Entre los mitos y falsas creencias de la hipnosis están:

1. La persona que hipnotiza tiene poderes especiales para hipnotizar, y esto no lo puede hacer cualquiera, el hipnotizador tiene el don para poder hipnotizar, esta es la imagen más típica que muestra la televisión de él.

Cualquier persona con conocimientos suficiente y entrenamiento puede hipnotizar.

2. La persona hipnotizada pierde el control sobre su propia voluntad.

Muy al contrario, con la hipnosis se adquiere mayor concentración, centrando la consciencia en pensamientos o aspectos concretos (que son precisamente los que el psicólogo quiere tratar). Otro aspecto es que son las personas más inteligentes las más fácilmente hipnotizables -hay una correlación ligeramente positiva-, ya que se concentran mejor para llegar a la fase llamada de trance en la hipnosis.

3. Es arriesgado someterse a hipnosis.

El problema no es que pueda ser perjudicial, que no lo es, y esto lo confirma los numerosos estudios realizados al respecto, sino que realmente lo que perjudicial pueden ser las prácticas poco éticas o sin aval médico o psicológico.

4. La dependencia paciente-terapeuta.

No provoca mayor dependencia que otra técnica terapéutica. Usada de forma correcta favorece la independencia del paciente en la resolución de sus problemas de forma autónoma. La auto-hipnosis es otra de las técnicas que se enseñan y que aportan muchos beneficios.

5. El ritual de inducción en la hipnosis. Se ha de estar bajo condiciones de silencio y relajación.

Aunque se suele comenzar por un estado de relajación, ésta no es condición indispensable para llevar a cabo la inducción del trance. Hay que descubrir  las modalidades sensoriales preferentes del paciente, y no basarlo todo en la relajación.

6.Hay personas que son difíciles de hipnotizar.

En realizad, es más por la falta de habilidad del terapeuta para descubrir la estrategia de intervención apropiada en función de las características y personalidad de paciente (edad, nivel de inteligencia, ...)

7. La persona está dormida o inconsciente durante la hipnosis, (de ahí la típica frase "duérmete").

La persona que está bajo trance está consciente y puede mantener un diálogo con el terapeuta. No es un tipo de sueño.

8. La hipnosis es una terapia.

La hipnosis es una técnica terapéutica, que no es lo mismo, ya que puede ser utilizada en el ámbito médico y psicológico en multitud de terapias..

9. Bajo hipnosis se puede recordar hechos y detalles que se habían olvidado por completo.

Aunque en trance se puede inducir recuerdos, esta información recuperada ya estaba almacenada en nuestra memoria.

10. Después de la hipnosis no se recuerda nada de la sesión.

Si bien algunas personas presentan una amnesia espontánea después de la deshipnotización, la mayoría recuerdan todo lo que se dijo o hizo durante la sesión de hipnosis.

Foto superior de davidd

 

Comentarios

  1. ¡Muy buen artículo! Este tipo de artículos ayuda a la gente a comprender mejor que es la hipnosis clínica y empiecen a olvidar los shows televisivos de antaño.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.