Ir al contenido principal

La conducta de fumar

Según el Atlas Mundial de la Salud el 24% de los hombres mayores de 15 años y el 18% de mujeres fuman en todo el mundo. A pesar de que en España el número de fumadores ha bajado, el indice global se mantiene bastante alto y según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco mata a casi la mitad de los fumadores, por culpa del tabaco mueren al año 6 millones de personas, de los que un 10% son fumadores pasivos. Otro dato relevante es que el 80% de los fumadores viven en países con un nivel económico bajo o medio.

A pesar de que solemos conocer los peligros de fumar para la salud, cada día se inician en su consumo demasiados jóvenes, ¿cuales son los motivos para iniciarse?

La conducta de fumar se aprende, y en ella influyen factores como la rebeldía, la imitación del rol de adulto, tener padres fumadores, la baja autoestima, la publicidad, el precio del tabaco, que es relativamente barato. El aspecto farmacológico de la nicotina influye también, ya que al fumador nobel percibe beneficios como la regulación del peso o la activación cognitiva.

Una vez que se adquiere la conducta de fumar, ésta se mantiene, ayudando aspectos como su accesibilidad y coste, y la dependencia física a la nicotina, como sustancia adictiva que es. En un estudio de Maron y Fortmann, 1987, se concluyó que los fumadores que consumen cigarros con menos nicotina, realmente consumen más tabaco -más cigarrillos- que los que fuman cigarros altos en nicotina. Otros factores que ayudan a mantener la conducta son el contexto, los amigos que también fuman (y esto también vale para lo contrario: si no se tienen amigos que fumen o se trabaja en un entorno sin tabaco, ayuda a no iniciar la conducta o a dejarla), la asociación con otras conductas placenteras como el café o el alcohol y el afrontamiento del estrés.

De entre los muchos tratamientos que hay para dejar de fumar, los de autoayuda o los manuales han demostrado ser muy eficaces: libros, guías, programas informáticos disponibles en páginas webs, que son muy accesibles y tienen un coste muy bajo, sirven para llegar a la abstinencia, encontrándose tasas de abandono con este método de hasta un 41%  a los doce meses de dejarlo. Foto de Tela Chhe

GUÍA PARA DEJAR DE FUMAR: http://campus.usal.es/~retribucionesysalud/ssalud/prev_riesgos/no_fumar.pdf

OMS: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs339/es/

Estadística sobre consumo de tabaco mundial: http://www.atlasdelasalud.org/ver.aspx?indicador=Hombres%20mayores%20de%2015%20a%C3%B1os%20fumadores%20(%)

Guía sobre el tabaco para niños y adolescentes: http://www.cancer.org/acs/groups/cid/documents/webcontent/002962-pdf.pdf

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.