Ir al contenido principal

Por qué se cree en lo paranormal y en los fantasmas

Muchas personas están convencidas de la existencia de lo paranormal, los fantasmas, los espíritus y otros seres sobrenaturales.

En la Universidad de Deusto han realizado un experimento que demuestra que esta creencia se podría deber a la ilusión causal o percepción ilusoria de una relación de causa efecto en donde sólo hay coincidencias.

Partiendo de la base que esta creencia pudiera ser un sesgo cognitivo -que son atajos de nuestra mente para maximizar nuestra capacidad mental limitada y que realizamos sin darnos cuenta, también hay creencias que son compartidas por toda la población y que se deben a la evolución del hombre.
El sesgo sería el de la ilusión causal, que es una percepción ilusoria de una relación causa-efecto, donde sólo hay coincidencia, por ejemplo, ponerse una determinada prenda o accesorio para un examen, y aprobarlo, a partir de entonces se podría pensar que ambos hechos están relacionados y que se aprueba o tiene suerte en el examen por llevar esa prenda.
Cuando dos eventos coinciden con frecuencia las personas interpretan este patrón ambiguo como evidencia de una relación causal. Además, con más muestras de casos a favor que se encuentren, frente a los casos en que no se dan las relaciones, se fortalece más la ilusión.
Así, en el experimento se encontró que los que más creían en lo paranormal, (establecido en cuestionarios previos) más tenían el sesgo de ilusión causal y encontraban más ejemplos de esta ilusión correlacional, tienden más a esto.
Por lo tanto, además de otras hipótesis sobre la creencia en lo paranormal, que otros autores atribuyen a la personalidad esquizotípica propensos a interpretar las experienccias personales como paranormales, lo que se llama ideación mágica, este estudio apunta a una explicación basada en el aprendizaje contingente (un hecho ocurre después que otro, es contingente con éste), y que se daría en toda la población, y no sólo en personas con un rasgo de la personalidad esquizotípico.
Blanco, F., Barberia, I., & Matute, H. (2015). Individuals Who Believe in the Paranormal Expose Themselves to Biased Information and Develop More Causal Illusions than Nonbelievers in the Laboratory. PLoS ONE 10(7): e0131378. doi:10.1371/journal.pone.0131378 Foto de Fernando Rojas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos , diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación , que tienen efectos motivadores , es decir, movilizan para la acción, y una finalidad : la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar la dejo a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria .

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

(Artículo de profesional colaborador) Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.