Ir al contenido principal

Excusas o impedimentos para no cambiar los hábitos alimentarios

Actualmente el interés en la salud y la nutrición está bastante generalizado, se pueden encontrar muchas publicaciones tanto en formato revista de papel como online, en periódicos, aplicaciones móviles, etc. Se han desarrollados muchos programas de carácter preventivo por parte de diversos profesionales de la salud como dietistas, farmacéuticos, médicos, educadores, y no tanto, psicólogos, pero a pesar de esto, nos encontramos con ciertas dificultades para cambiar las conductas alimentarias que podrían poner en riesgo nuestra salud. Estas son algunas de ellas:

1. El horario en los hábitos alimentarios. En lugar de adecuar nuestro horario diario a nuestras necesidades alimentarias, ocurre al contrario:  la "hora de comer" hace de estímulo condicionado y el hambre llega cuando se acerca esta hora establecida, aunque no tengamos apetito realmente.

2.La fuerza de voluntad. La típica excusa para no ponerse a dieta o comenzar un programa, en este aspecto puede incidir mucho el psicólogo, que puede cambiar nuestras falsas creencias de que los cambios no dependen de nuestra voluntad, sino de alguna cualidad "secreta" que tienen algunas personas para hacer las cosas que se proponen. El desarrollo de habilidades de autocontrol se pueden aprender.

3.Ocupaciones diarias. Estamos ocupados todo el día en tareas de trabajo, familia, hogar, y tenemos la percepción de que no tenemos tiempo para nada más. No consideramos como una obligación el promover las conductas necesarias para adquirir un estilo alimentario óptimo, y también para hacer ejercicio físico. No tenemos ni un minuto y cuando lo tenemos estamos tan cansados que lo último que nos apetece es meternos en la cocina.

4.El precio de los alimentos. Este factor se da más en países menos desarrollados, en países europeos no supone un factor determinante en los obstáculos para tener hábitos alimentarios saludables, al contrario, evitar la bollería o la comida precocinada, puede hacer que ahorremos en la cesta de la compra .

5.Otro factor es la sobrecarga en las actividades diarias, que repercute en el establecimiento de hábitos alimentarios saludables, poniendo esto de manifiesto cuando, por ejemplo, llegamos a casa después del trabajo y nos cuesta ponernos a cocinar un plato saludable, lo más fácil es recurrir a platos preconizados, preparados a domicilio, embutidos, etc.

6.El estado emocional puede influir en la conducta de ingesta, a algunas personas les afecta inhibiendo el deseo de comer y otras al contrario. De hecho, las señales internas relacionadas con estados emocionales o estrés son confundidas con las señales de sensación de hambre, e incitan a comer.

Comer bien y la práctica de ejercicio físico es fundamental para nuestra salud, está demostrado. A qué esperar para empezar a cuidarte!

Foto de Michael Stern

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos , diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación , que tienen efectos motivadores , es decir, movilizan para la acción, y una finalidad : la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar la dejo a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria .

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

(Artículo de profesional colaborador) Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.