Ir al contenido principal

Ventajas de ser optimista

Ser una persona optimista significa tender a tener buenas expectativas sobre el futuro que nos depara, pensar que las cosas van a ir bien. Esta aptitud, característica de nuestra personalidad, influye en nuestra salud.

Las personas optimistas se enfrentan de mejor manera a la adversidad, al enfrentarse a situaciones adversas tratan de ver lo positivo de éstas y de aceptarlas, en general mantienen mejores expectativas frente al futuro y piensan que con su trabajo y actitud positiva vivirán exitosamente, y además aceptan las cosas y situaciones a las que se enfrentan, pero que no pueden cambiar y enfocan sus esfuerzos de superación sobre los aspectos de la vida que sí son susceptibles al cambio (Carver y cols., 1993).

Según Segerstrom y cols. (1993), existen dos tipos de optimismo: el optimismo disposicional y el optimismo situacional. El optimismo disposicional se refiere a una manera constante de enfrentar los hechos en la que se da la generalización de expectativas positivas de obtener buenos resultados, es decir, es un estilo de enfrentar la vida que involucra una disposición positiva. Por otro lado, se entiende por optimismo situacional al mecanismo que surge frente a un evento estresante y que permite enfrentar de mejor forma dicho evento. No es una disposición o manera de enfrentar la vida constante, sino que se da frente a una situación particular, generalmente una situación estresante.

Con optimismo se reaccionas menos ante el estrés, desde el punto de vista fisiológico, y esta menor reactividad con el paso de los años es buena para nuestro cuerpo, alargaría nuestra vida y mejoraría la salud física: Según el estudio realizado por Räikkönen y cols. (1999), los adultos pesimistas y ansiosos tienen niveles más alterados de presión sanguínea y sienten en forma menos positiva que los optimistas adultos con baja ansiedad. Los resultados del estudio sugieren que el pesimismo trae consigo consecuencias fisiológicas y psicológicas.

El optimismo se asocia con menos problemas cardiovasculares y enfermedades serias, y con una mayor longevidad (estudio de Kubzanski, Sparrow, Vokonas yKawachi, 2001). En las personas que ya padecen una enfermedad como cáncer o un derrame cerebral, el optimismo se ha asociado  con una menor recurrencia, menos complicaciones y mayor supervivencia (Helgesson y Fritz, 1999).

En general, se puede decir que el optimismo determina en gran medida la disposición de las personas frente a la vida, su bienestar físico y psicológico, y su percepción de bienestar y felicidad en general, por lo que es un aspecto muy importante de la personalidad.(Fuente principal del post: http://www.apsique.cl/wiki/SociOptimismo). Foto de Ryan Hyde

Comentarios

  1. manipuladora de alimentos4 de mayo de 2016, 10:58

    Siempre hay que ser optimista!!! Muy buen articulo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.