Ir al contenido principal

Cómo controlar la ansiedad

Colabora en iPsicologo.com la psicóloga Valentina Jofré Pfeil, esta es su página web:

www.valentinajofre.cl. Con este artículo nos explica cómo controlar la ansiedad.

Como controlar la ansiedad.


Como controlar la ansiedad es una pregunta que todos nos hemos hecho en nuestras vidas. Ya

que cuando la ansiedad aparece es increíble como nos puede invadir. Cuando estamos ansiosos

y angustiados, nos cuesta concentrarnos y tenemos la sensación de que no podemos controlar

nuestro cuerpo. Hay personas que se hacen pequeñas heridas en las manos o en los labios, otras

comen más de la cuenta, y otras no logran estar por un momento tranquilas.

Frente a un estado de ansiedad o angustia, es todo nuestro cuerpo el que se ve afectado. Nuestras

habilidades cognitivas, como la memoria y la concentración se ven alterados, nuestro cuerpo lo

sentimos acelerado, por lo que nos puede costar una eternidad conciliar el sueño. Es debido a

esta sensación de miedo, de alerta o de un malestar general, que nos cuesta ser nosotros

mismos, estar en tranquilidad y paz.

Producto de esta intranquilidad podemos hasta llegar a tener problemas de relación con nuestros

hijos e hijas, compañeros de trabajo o pareja. Por eso, es muy importante saber cómo controlar la

ansiedad, ya que puede ir en aumento y afectar aún más ámbitos de nuestra vida.

Ahora bien, ¿como controlar la ansiedad y la angustia?

Existentes distintas formas, dependiendo de tus intereses y también de la profundidad de la

angustia. En los casos, donde la ansiedad es muy alta, es recomendable asistir a un psicólogo/a

quien te acompañe en el proceso de identificar qué es lo que te está atormentando.

En casos más leves, donde nos cuesta concentrarnos, nos sentimos inquietos y estamos

comiendo más de la cuenta debido a nuestra ansiedad, recomiendo las siguientes técnicas:

Deporte y ejercicio físico: En los casos de ansiedad más leves, podemos eliminar esa

acumulación de energía a través del deporte. Diversos estudios han demostrado que el deporte

ayuda a reducir los niveles de ansiedad. A través del ejercicio, nuestro sistema biológico cambia,

aumentando los niveles de noradrenalina y de serotonina. Ambos neurotransmisores están

íntimamente relacionados con el estado de ánimo. Por lo que el aumento de ellos, produce un

efecto positivo en nuestro bien estar. Así mismo, estos neurotransmisores regulan el apetito,

equilibran el deseo sexual, la ansiedad, la angustia, el miedo y la agresividad. Por lo que, hacer

deporte de manera regular, ayuda directamente a disminuir los niveles de angustia y ansiedad.

Lograremos conciliar el sueño, comer de manera más adecuada y estar más tranquilos.

Meditación: cada vez más occidentales han aprobado la técnica de la meditación como una vía,

no solo para disminuir los niveles de ansiedad, si no también para lograr un equilibrio y una

armonía interna. Diversos estudios científicos han demostrado que la meditación genera cambios

neuronales que mejoran los niveles de regulación emocional, de la concentración y de las

habilidades cognitivas en general. Así mismo, la meditación es una vía para mejorar el autocontrol

y lograr cambiar patrones de nuestra mente. Es decir, nos ayuda a encontrar nuevas formas de

respuesta y de relación. A través de soltar las ideas fijas y preconcebidas, logramos conectarnos

con la naturaleza de nuestra mente de manera pura y real. Al meditar ayudamos a que la mente

descanse y pueda estar tranquila, lo que afecta directamente en disminuir los niveles de ansiedad

Terapia: algunas veces nuestros estados de ansiedad y angustia son muy elevados, por lo que no

podemos estar sentados por más de un minuto sin movernos para meditar y el deporte no hace el

efecto esperado. En esos casos, recomiendo asistir a un psicólogo/a para que nos ayude a

identificar el fondo de nuestra angustia. Para que el terapeuta nos acompañe y nos guíe para

realizar un trabajo más profundo y poder encontrar los motivos por los cuales estamos ansiosos y

preocupados constantemente. Ya que solamente podremos estar en armonía si somos

conscientes de nuestras necesidades y podemos enfrentar nuestros miedos más escondidos.

Cualquiera de estas tres técnicas debería ayudarte a lograr controlar tu ansiedad. Dependiendo de

la intensidad de tus miedos, puedes realizar las tres de manera complementaria. Pero recuerda,

que controlar la ansiedad es un proceso gradual y cíclico, por lo que es normal que luego de

utilizar estas técnicas, nuestra ansiedad pueda bajar y luego volver a subir un poco. Lo importante

es ser perseverante y consciente, y si no logramos controlar la ansiedad por nosotros mismos, es

recomendable pedir ayuda. Recuerda que los estados de ansiedad pueden ir en aumento. Foto de sprout_creative

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.