Ir al contenido principal

Lo que más influye de jugar en casa

El factor cancha o jugar en casa es un factor importante a  considerar en las competiciones de alto nivel, en general, y en cualquier competición, en particular. Se habla de la ventaja de jugar en casa cuando las victorias en el propio campo superan a las conseguidas en el campo contrario. Lo vemos a diario en competiciones como el futbol o el baloncesto, y se da tanto en deportes de equipo como individuales.

Hay muchos estudios sobre esto. Courneya y Carron (1992) propusieron cuatro tipos de factores que condicionan esta ventaja local:

Los factores relacionados con las multitudes.

Los factores relacionados con el aprendizaje y la familiaridad del campo.

Los relacionados con los viajes, el equipo visitante tiene que hacer muchos kilómetros.

Los relacionados con las reglas del juego.

De estas cuatro ventajas parece que la que más influye es la de la multitud, que influye en los jugadores y jueces.  Greer (1983) hizo un estudio sobre el efecto de los abucheos llegando a la conclusión de que se podría deber a dos motivos: que en el equipo contrario se produce una bajada de efectividad por la presión y en el equipo de casa una mejora ante estos abucheos. O también debido a la existencia en los árbitros de una tendencia  o sesgo a decidir a favor del equipo de casa.

En otro estudio de Balmer, Nevill y Williams (2003) también concluyeron que el ruido de la multitud tiene mayor influencia sobre las decisiones arbitrales que sobre los jugadores locales o visitantes. Este es el factor que más determina la influencia: los errores arbitrales motivados por la presión del campo. Después de supervisar muchos encuentros de distintos deportes concluyeron que en aquellos en los que hay un componente subjetivo (las decisiones arbitrales) se hacen más notable esta influencia.

Hay otros factores psicológicos de los jugadores. Existe una teoría, tª de la territorialidad (Neave y Wolsfon, 2003) que proponen que está relacionado con conductas y acciones más agresivas por parte de los equipos locales, para intimidar y disuadir al contrario. Esto valdría en los deportes con contacto físico. Foto de Doug Keer.

Balmer, N.J. Nevill, A.M. y Williams, A.M. (2003) Modelling home adventage in the Summer Olympic games. Journal of Sports Sciences, 21, 469-478.

Courneya, K.S., y Carron, A.V. (1992)The home advantage in sports competitions: A literatura review. Journal of Sport & Execrase Psychology, 14, 13-27.

Greer, D.L. (1983), Spector boina and the home advantage: A study of social influence in the basketball arena. Social Psychology Quarterly, 46, 252-261.




Neave, N., y Wolfson, S. (2003). Testosterone, territoriality, and the “home advantage”. Physiology and Behavior, 78, 269-275.

 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.