Ir al contenido principal

¿Cuándo hay que ayudar a nuestros hijos con los deberes?

¿Hay que ayudar a los niños a realizar los deberes? No recuerdo que cuando era pequeño mis padres me ayudaran con los deberes, sin embargo, actualmente parece ser que son necesarios grandes cantidades de deberes todas las tardes y la ayuda de los padres para que los niños puedan aprender en el colegio, no digo ya con las manualidades que tenemos que realizar los padres, auténticos proyectos fin de carrera de ingeniería.

En una investigación reciente, en la que se han revisado 37 estudios sobre el tema, han llegado a algunas conclusiones interesantes. El estudio lo han realizado en la Universidad Internacional de la Rioja, UNIR, (Grupo de Neuropsicología Aplicada a la Educación). Han participado entre padres y estudiantes 80000 personas, los menores estudiaban educación infantil, primaria y secundaria. Las variables utilizadas fueron la comunicación con sus hijos respecto a las actividades escolares, la supervisión de los deberes, las expectativas hacia los hijos, si leían con ellos, si participaban en las actividades escolares y su actitud. Otro tipo de variable fue el nivel de ingresos de las familias, pudiendo concluir que las de rentas bajas relacionan negativamente con el rendimiento escolar de los menores, pero, la actitud de los padres puede cambiar esta situación, compensando las diferencias en el rendimiento debido a la situación económica familiar.

Lo más efectivo para que el rendimiento sea mayor y obtengan buenas notas es que los padres:

-Pregunten y se interesen por las clases y los deberes.

-Leer con los menores y animarles a la lectura.

-confiar en sus capacidades y  tener buenas expectativas académicas.

Sin embargo compartir las tareas y ayudarles a realizarlas solo es efectivo cuando los niños tienen dificultades de aprendizaje.

Fuente: SINC  Foto: CollegeDegree360

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.