Ir al contenido principal

De la enseñanza al aprendizaje. Estilos de enseñanza de los profesores

La enseñanza se convierte en una buena herramienta cuando repercute en el aprendizaje. Ambos procesos están tan estrechamente relacionados que algunos autores hablan de "enseñaje" (De la Torre, 1993).

Al igual que hay estilos de aprendizaje,  también hay estilos o formas de poner la enseñanza en práctica. Se pueden distinguir características y rasgos fisiológicos, cognitivos, afectivos y sociales diferentes en los diversos estilos de enseñanza. Así, profesor y alumno interrrelacionan para que el primero identifique su propia forma de enseñar y la potencie, y el segundo conozca la forma en que aprende y optimice su propio proceso de aprendizaje. La necesidad de investigar cómo cada estilo de enseñanza puede cubrir las necesidades de aprendizaje de cada estilo de aprendizaje es importante.

González-Piteado (2013) indica que si un profesor enseña exclusivamente de una manera peculiar, favorece la preferencia más baja a aprender entre sus estudiantes, y si el profesor enseña exclusivamente en el modo que prefieran sus alumnos, estos puede que no desarrollen la capacidad cognitiva necesaria para elevar su potencial al máximo.

Así, podemos distinguir un estilo de enseñanza abierto que favorece el estilo de aprendizaje activo de los alumnos, con el que los profesores  plantean con frecuencia nuevos contenidos, motivan con actividades novedosas y con problemas reales del entorno.

El segundo estilo de enseñanza sería el formal, con el que se favorece con preferencia alta o muy alta alumnado del estilo de aprendizaje reflexivo. Los profesores son partidarios de la planificación detallada, no admiten la improvisación y no suelen impartir contenidos que no estén incluidos en el programa.

El tercer estilo es el estructurado, que favorece el estilo de aprendizaje teórico. Aquí se da importancia a la planificación y ponen el énfasis en que sea coherente, estructurada y bien presentada. Tratan de impartir los contenidos integrados, siempre en un marco teórico amplio, articulado y sistemático.

El estilo de enseñanza funcional favorece en el alumnado el estilo de aprendizaje pragmático. Los profesores se preocupan de cómo llevar la planificación a la práctica. Las explicaciones son breves y siempre incluyen ejemplos prácticos.

Algunos autores señalan que el punto de equilibro en la búsqueda de sintonía entre los estilos de enseñanza del profesor y los estilos de aprendizaje de los estudiantes es que el estilo de enseñanza sea efectivo para el aprendizaje de los estudiantes, y al mismo tiempo que sea natural y cómodo para el profesor. Para conseguir esto sugieren que el despliegue de estrategias y actividades en el aula debe ser gradual. Primero seleccionar aquellas estrategias y actividades que son prácticas, para probarlas en la clase en distintas ocasiones, para quedarse con las que funcionan, y probar una o dos nuevas durante el curso.

Lankard (2003) dice que los profesores deben examinar su propio sistema de creencias sobre la educación y ser partícipes de un proceso continuo de diálogo con ellos mismo y sus estudiantes, que implique observación, cuestionamiento, retroalimentación evacuativa y la reflexión crítica.

Ref: Chiang Salgado, M.T, Díaz Larenas, C, Arriaga Pizarro, P, 2016. Estilos de enseñanza y aprendizaje: ¿Cómo dialogan en la práctica? Revista de estilos de aprendizaje.

Foto: Universidad Montevideo

Comentarios

  1. […] Otro artículo muy interesante al respecto: http://ipsicologo.com/2016/09/de-la-ensenanza-al-aprendizaje-estilos-de-ensenanza-de-los-profesores.… […]

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.