Ir al contenido principal

De la enseñanza al aprendizaje. Estilos de enseñanza de los profesores

La enseñanza se convierte en una buena herramienta cuando repercute en el aprendizaje. Ambos procesos están tan estrechamente relacionados que algunos autores hablan de "enseñaje" (De la Torre, 1993).

Al igual que hay estilos de aprendizaje,  también hay estilos o formas de poner la enseñanza en práctica. Se pueden distinguir características y rasgos fisiológicos, cognitivos, afectivos y sociales diferentes en los diversos estilos de enseñanza. Así, profesor y alumno interrrelacionan para que el primero identifique su propia forma de enseñar y la potencie, y el segundo conozca la forma en que aprende y optimice su propio proceso de aprendizaje. La necesidad de investigar cómo cada estilo de enseñanza puede cubrir las necesidades de aprendizaje de cada estilo de aprendizaje es importante.

González-Piteado (2013) indica que si un profesor enseña exclusivamente de una manera peculiar, favorece la preferencia más baja a aprender entre sus estudiantes, y si el profesor enseña exclusivamente en el modo que prefieran sus alumnos, estos puede que no desarrollen la capacidad cognitiva necesaria para elevar su potencial al máximo.

Así, podemos distinguir un estilo de enseñanza abierto que favorece el estilo de aprendizaje activo de los alumnos, con el que los profesores  plantean con frecuencia nuevos contenidos, motivan con actividades novedosas y con problemas reales del entorno.

El segundo estilo de enseñanza sería el formal, con el que se favorece con preferencia alta o muy alta alumnado del estilo de aprendizaje reflexivo. Los profesores son partidarios de la planificación detallada, no admiten la improvisación y no suelen impartir contenidos que no estén incluidos en el programa.

El tercer estilo es el estructurado, que favorece el estilo de aprendizaje teórico. Aquí se da importancia a la planificación y ponen el énfasis en que sea coherente, estructurada y bien presentada. Tratan de impartir los contenidos integrados, siempre en un marco teórico amplio, articulado y sistemático.

El estilo de enseñanza funcional favorece en el alumnado el estilo de aprendizaje pragmático. Los profesores se preocupan de cómo llevar la planificación a la práctica. Las explicaciones son breves y siempre incluyen ejemplos prácticos.

Algunos autores señalan que el punto de equilibro en la búsqueda de sintonía entre los estilos de enseñanza del profesor y los estilos de aprendizaje de los estudiantes es que el estilo de enseñanza sea efectivo para el aprendizaje de los estudiantes, y al mismo tiempo que sea natural y cómodo para el profesor. Para conseguir esto sugieren que el despliegue de estrategias y actividades en el aula debe ser gradual. Primero seleccionar aquellas estrategias y actividades que son prácticas, para probarlas en la clase en distintas ocasiones, para quedarse con las que funcionan, y probar una o dos nuevas durante el curso.

Lankard (2003) dice que los profesores deben examinar su propio sistema de creencias sobre la educación y ser partícipes de un proceso continuo de diálogo con ellos mismo y sus estudiantes, que implique observación, cuestionamiento, retroalimentación evacuativa y la reflexión crítica.

Ref: Chiang Salgado, M.T, Díaz Larenas, C, Arriaga Pizarro, P, 2016. Estilos de enseñanza y aprendizaje: ¿Cómo dialogan en la práctica? Revista de estilos de aprendizaje.

Foto: Universidad Montevideo

Comentarios

  1. […] Otro artículo muy interesante al respecto: http://ipsicologo.com/2016/09/de-la-ensenanza-al-aprendizaje-estilos-de-ensenanza-de-los-profesores.… […]

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La competencia de trabajo en equipo

¿Te gusta trabajar solo o prefieres trabajar en equipo? ¿piensas que se trabaja igual individualmente y en equipo?  ¿crees que son necesarias las técnicas de  Team Building  y de  motivación laboral ? En este artículo te explico lo que es la competencia de trabajo en equipo. Los cambios que han experimentado las organizaciones en las últimas décadas -cambios estratégicos, económicos y tecnológicos- está provocando que la manera de trabajar sea más colaborativa o cooperativa entre los trabajadores que las integran. La complejidad de las organizaciones y del mundo laboral en general generan diferentes situaciones que requieren diversidad de habilidades, adaptabilidad y altos niveles de conocimiento, y el trabajo en equipo es el modelo óptimo para conseguir la ventaja competitiva  en la empresa que permite aumentar la productividad, la innovación y la satisfacción en el trabajo. La colaboración y cooperación entre los miembros de la organización son necesarias para realizar las tareas, p

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Orientación psicológica o psicoterapia

                                                          No es lo mismo orientación psicológica que psicoterapia. La orientación es una ayuda prestada por un profesional sobre un tema en concreto, actividades o situaciones determinadas a las que no se sabe enfrentar una persona, en diversos ámbitos de su vida como la familia, la pareja o el trabajo. Esta situación de conflicto puede generar ansiedad u otros síntomas molestos que puede agravarse llegando a una psicopatología, y para esto sí vale la psicoterapia. La psicoterapia se usa cuando aparecen trastornos emocionales que se han vuelto crónicos y que afectan al que acude a una consulta de un psicólogo.   Por eso, se puede decir que la orientación psicológica tiene un objetivo de mantener la salud mental y lograr un equilibrio del funcionamiento psicosocial manteniendo una autoconfianza y autocomprensión a un nivel adecuados, consiguiendo que nuestras habilidades sociales y personales se desarrollen con normalidad.  Situaci